Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trierweiler, feliz por no tener que saludar a Putin

La expareja del presidente Hollande defiende así a Hillary Clinton, a quien el presidente ruso calificó de mujer "débil"

Valérie Trierweiler, el pasado martes, entre el público de Roland Garros.
Valérie Trierweiler, el pasado martes, entre el público de Roland Garros.

La ex primera dama francesa, Valérie Trierweiler, nunca estuvo del todo a gusto en su papel institucional, como lo ha manifestado en varias ocasiones. Ya lejos del Elíseo, meses después de su ruptura con el presidente François Hollande, ha encontrado un motivo concreto de alivio de no tener que seguir sometiéndose al protocolo. Con motivo de la visita del presidente ruso, Vladímir Putin, a Francia para participar este viernes en las ceremonias del 70º aniversario del desembarco de Normandía, la periodista ha manifestado a través de su medio expresión favorito, su cuenta en la red social Twitter, su animosidad hacia el mandatario ruso, a raíz de unas declaraciones machistas del mandatario ruso: “Contenta de no tener que darle la mano a Putin”, escribió a última hora del miércoles.

La ex compañera sentimental del presidente Hollande tomaba así la defensa de la antigua secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton, a la que el presidente ruso había retratado como una mujer “débil” –una condición que amplía a todo el género femenino- y poco elegante. “Es mejor no pelearse con las mujeres”, declaró Putin en una entrevista el miércoles a la televisión francesa TF1 y la radio Europe 1. “Pero Clinton no fue muy elegante en sus declaraciones (…). Cuando la gente sobrepasa los límites, no es porque sea demasiado fuerte, sino porque es demasiado débil. Pero puede que la debilidad no sea la peor de las características para una mujer…”, añadió.

Putin reaccionaba a su vez a unas declaraciones de Clinton de marzo, en las que comparó al dirigente ruso con el dictador Adolf Hitler por tratar de redibujar las fronteras de Europa oriental, en referencia a la anexión de Crimea y la crisis ucraniana. Aunque en la misma entrevista Putin intentó a continuación matizar sus declaraciones explicando que mantiene pese a todo relaciones con Clinton, en ningún momento pareció retractarse de sus declaraciones sobre las mujeres.

De seguir en el Elíseo es probable que Trierweiler hubiese tenido que aguantar su indignación -que se suma a una oleada de reacciones en Twitter el mismo miércoles- dado que Putin se encuentra de visita oficial a Francia. El presidente ruso tiene previsto cenar en el Elíseo el jueves por la noche con el presidente Hollande y este viernes participará, junto a la reina Isabel II de Inglaterra, el presidente Barack Obama y el primer ministro británico, David Cameron, en las celebraciones en Normandía.