Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vídeo robado de Obama haciendo deporte

Los Servicios Secretos del presidente de EE UU descartan un fallo en su seguridad después de que un huésped de su hotel de Varsovia le grabara en el gimnasio

A Barack Obama parece que le gusta seguir con su rutina de ejercicio incluso fuera de casa, incluso cuando el cansancio hace mella en su estado anímico y deja escapar algún bostezo mientras ejercita los brazos. Eso es lo que se ve en un vídeo del presidente de Estados Unidos, donde un móvil le ha grabado haciendo pesas en el gimnasio de un hotel de Polonia. Mientras las imágenes revolucionaban las redes sociales, su Servicio Secreto restó importancia a lo ocurrido y descartó que el suceso evidencie una brecha en su seguridad.

Al parecer las imágenes las captó un huésped del mismo hotel donde se alojó el presidente estadounidense durante su visita oficial a Varsovia esta semana. Y a pesar de que la grabación es algo borrosa, Ed Donovan, el portavoz del Servicio Secreto de Obama, ha corroborado su autenticidad. Ajeno a la grabación, el presidente estadounidense se agacha para elegir el tamaño de las pesas, combina el entrenamiento de brazos y piernas, y corre en la cinta en camiseta de manga corta y con unos auriculares.

El vídeo de un Obama desprevenido haciendo su rutina de ejercicios en el gimnasio sin saber que está siendo grabado ha corrido como la pólvora en Internet y ha recibido miles de visitas (unas 70.000 en YouTube) y se ha colado en todas las conversaciones despertando todo tipo de comentarios, desde los que cuestionan la eficiencia de los agentes que protegen al presidente a los que se mofan de que el entrenamiento del presidente es demasiado sencillo. Aunque sus muecas demuestren los esfuerzos por su parte.

Donovan ha explicado que a los huéspedes que compartieron gimnasio con Obama no se les pidió que abandonaran la sala a la llegada del presidente ni que se abstuvieran de hacer fotografías. De esta manera el portavoz del Servicio Secreto ha quitado hierro a la situación, como cuando los clientes de un restaurante le hacen fotografías mientras come en un restaurante.

Esa tranquilidad probablemente se deba a que todos los que se alojan en el mismo hotel que el presidente estadounidense se ven obligados a pasar un control de seguridad a la entrada, por lo que Donovan asegura que Obama no estuvo en peligro en ningún momento y que los agentes que velan por su seguridad estaban muy cerca de él.

No sorprende ver a Obama haciendo ejercicio. Mientras su mujer, Michelle Obama, lidera una campaña contra la obesidad, hace unas semanas él protagonizó otro vídeo deportivo, en esa ocasión preparado por la Casa Blanca, junto a su vicepresidente, Joe Biden. Juntos corrieron por los pasillos de la mansión presidencial para concienciar a la población de la importancia del ejercicio físico.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >