Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La peor derrota de la temporada

Santa Perpètua de Mogoda, Barcelona

Ni la Champions, la Liga o la Copa son derrotas suficientemente importantes si lo comparamos con la marcha de Tito Vilanova.

El fútbol es un gran negocio, que mueve millones de euros, millones de aficionados y millones de cervezas en los bares. Pero el fútbol deja de ser tan maravilloso cuando la vida se lleva por delante a un joven exentrenador de uno de los mejores equipos del mundo.

Me importa muy poco que el Barça no gane nada esta temporada. De hecho preferiría no ganar nada ninguna temporada pero que la vida no hubiera sido tan injusta con Tito. No le conocía en persona, solo por la tele, pero me parecía una buena persona, tímida pero con la que se podía hablar, una persona familiar y discreta. Y me sabe mal que hoy las cámaras de televisión y fotógrafos llenen sus lugares de intimidad sabiendo que él siempre buscaba el anonimato.

Tanto para familiares y amigos les deseo muchos ánimos. Al igual que a todas las personas que sufren esta enfermedad y no salen en los medios de comunicación.

Como dirían muchos jugadores, el fútbol es así... Hoy nos toca decir: la vida es así. Y yo añado... ¡de injusta!— Jordi Hernández Ramón.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.