Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se puede llevar escote pero no fumar ante Ségolène Royal

La ministra de Ecología de Francia dicta las normas que deben seguirse en sus dependencias oficiales

Ségolène Royal, ministra de Ecología, con su coche eléctrico.
Ségolène Royal, ministra de Ecología, con su coche eléctrico. AFP

La ministra de Ecología de Francia, Ségolène Royal, ha dictado las normas que deben seguirse en sus dependencias oficiales. Ha sido el semanario Le Point quien ha desvelado que la socialista ha ordenado que ningún despacho de la sede, situada en el parisino bulevar de Saint-Germain, esté ocupado por una sola persona, a excepción del suyo.

Las normas de Royal, según la publicación, incluyen también que los chóferes de los secretarios de Estado no pueden pasar la noche en las instalaciones habilitadas en el ministerio cuando el responsable en cuestión no se encuentre en París. Además, ha prohibido que se fume en el jardín y en el patio de la sede ministerial en su presencia. Y, por último, ha pedido que los presentes se levanten cuando un ujier anuncie su nombre  pero ha advertido que no quiere que los miembros de su gabinete se queden en el pasillo cuando ella esté almorzando para evitar "molestias sonoras".

Le Point añadía que Royal también se oponía a que las mujeres usaran ropa con escote. Pero la ministra lo ha desmentido esta mañana en su cuenta de Twitter @RoyalSegolene."¡Niego, por supuesto, el ridículo rumor relativo a la prohibición de escotes en el Ministerio!", comentó

Según Le Point, que cita a una fuente ministerial sin identificar, la que fuera candidata socialista a las elecciones presidenciales de 2007 habría exigido al personal femenino una vestimenta correcta con "prohibición de escotes".

Un portavoz ministerial ha declarado que no van a hacer comentarios sobre la información más allá del desmentido de Royal. Pero sí han asegurado que la ministra requiere de sus empleados "el más alto rigor en la utilización de fondos públicos". "Es lo que los franceses esperan de nosotros", añade.

Ella misma hizo el primer gesto al tomar posesión de su cargo: decidió usar un coche eléctrico para sus desplazamientos.

A sus 60 años, Ségolène Royal ha vuelto a la primera plana política por la puerta grande. La excandidata presidencial y expareja del presidente François Hollande, con el que tiene cuatro hijos, se incorporó a principios de mes al gobierno francés. Ha heredado un gran ministerio de la Ecología, el Desarrollo Sostenible y la Energía, cuando la transición energética figura entre las grandes prioridades del nuevo ejecutivo, del que es la número tres. La política, marginada desde su sonado fracaso en las pasadas legislativas y vetada por la expareja de Hollande, Valérie Trierweiler, ha asumido así una cartera ministerial por cuarta vez. Lo hace en un puesto que ya ocupó en 1992 y 1993.