Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBUT

La chica en el centro de todo

En la joven Riley Keough se han centrado las grandes historias del papel cuché de prácticamente medio siglo

Ahora se especula sobre su papel en la secuela de 'Magic Mike'

Riley Keough, en el Tribeca Film Festival de Nueva York en abril de 2013.
Riley Keough, en el Tribeca Film Festival de Nueva York en abril de 2013.

¿La conocemos?

Si una nave llena de extraterrestres aterrizara esta semana en, pongámosle, el desierto de Sonora y quisiera entender la cultura de usar y tirar que ha tenido obsesionados a los estadounidenses durante los últimos 40 años, todo sería cuestión de mandar a alguien que les presentara a Riley Keough. A lo mejor esta chica de 24 años, ojos color azul, hija de famosos, pelo rubio y rica heredera no lo aparenta, pero en su persona se han centrado las grandes historias del papel cuché de prácticamente medio siglo. A estos aliens se les podría empezar explicando que es la nieta de Elvis Presley. Lo cual llevaría a hablar de su madre, la actriz y cantante Lisa Marie Presley. A partir de ahí es cuestión de enumerar: Riley ha sido, por tanto, hijastra de Michael Jackson y Nicolas Cage, dos portentos de diferentes mitades de los noventa devorados por el cinismo de la década siguiente. Es la mejor amiga de Kristen Stewart (la protagonista de Crepúsculo) y fue amante de Robert Pattinson (el novio de la protagonista de Crepúsculo). Amiga de las Kardashian. Y compañera de trabajo de Matthew McConaughey y el it boy de hace un año y medio, Channing Tatum. La imagen de la marca Dior y ángel de Victoria’s Secret. Y si hubiera pasado un verano visitando Reino Unido, también podría tener algo que ver con Harry Potter.

¿Eso es posible?

Riley, sin embargo, es solo una actriz-barra-modelo que no llega ni a los 25, pero que empezó fuerte en la vida: 20 días después de divorciarse de su padre, el también músico Danny Keough, su madre ya estaba casándose en 1994 con Michael Jackson. Y la vida de Riley cogió carrerilla: a los 15 apareció en la portada de Vogue, acompañada de su abuela y su madre. A los 18 fue una de los ángeles de la conocida firma de lencería. A los 20 estaba rodando su primer gran papel en el cine junto con Kristen Stewart, su amiga y luego enemiga cuando compartieron novio, para recuperar más tarde de nuevo su amistad.

¿Y debuta ahora?

A este compendio andante de nombres propios e historias legendarias le lleva ocurriendo en las últimas semanas lo que solo le ocurre a aquellos cuya grandeza mediática es inevitable: que se habla de ella por las cosas que no le ocurren a ella. Se va a rodar la secuela de Magic Mike, el filme que la unió con McConaughey y Tatum, y los medios especulan qué papel tendrá. Se ve a Rob Pattinson con otra y se aclara, lo primero, que no era ella. Eso es ser realeza. A ver si eso lo entienden los extraterrestres.