Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Planeta Futuro

Los niños mendigos de Potosí

El departamento de Potosí es el más pobre de un país pobre: Bolivia. El fotógrafo José Antonio Ballesteros lo retrata a través de los niños en sus calles

  • Tiene 27 años y siempre soñó con ser fotógrafo de naturaleza. Sus referentes eran los profesionales de revistas como 'National Geographic'. Pero cambió de idea tras una visita a Perú en 2010. Fue solo. Y quedó tan marcado que desde entonces no concibe viajar en compañía. “Fui creciendo como fotógrafo y me fue interesando cada vez más la imagen de aventura y social. Y sobre todo, involucrarme con la gente”, explica. Empezó a estudiar para hacerse profesional en 2010, pero dos años después abandonó. Lo que sabe es de puro autodidacta. En esta escena, José Antonio juega con unos niños en un barrio ilegal de chabolas de Lima. En las siguientes, comenta en primera persona una serie de retratos que ha tomado de menores bolivianos en las calles de Potosí, en Bolivia. Obras que hablan de lo que capta y de él mismo como artista y persona.
    1José Antonio Ballesteros Tiene 27 años y siempre soñó con ser fotógrafo de naturaleza. Sus referentes eran los profesionales de revistas como 'National Geographic'. Pero cambió de idea tras una visita a Perú en 2010. Fue solo. Y quedó tan marcado que desde entonces no concibe viajar en compañía. “Fui creciendo como fotógrafo y me fue interesando cada vez más la imagen de aventura y social. Y sobre todo, involucrarme con la gente”, explica. Empezó a estudiar para hacerse profesional en 2010, pero dos años después abandonó. Lo que sabe es de puro autodidacta. En esta escena, José Antonio juega con unos niños en un barrio ilegal de chabolas de Lima. En las siguientes, comenta en primera persona una serie de retratos que ha tomado de menores bolivianos en las calles de Potosí, en Bolivia. Obras que hablan de lo que capta y de él mismo como artista y persona.
  • "El Departamento de Potosí es el más pobre de Bolivia, que a su vez es el país con más miseria de Sudamérica. Se encuentra al sur y es una zona muy difícil de habitar debido a la altitud y a su tiempo inclemente. Sus espectaculares paisajes, los más bellos que jamás he visto, contrastan con la pobreza de sus habitantes. Su vestimenta es muy típica y es muy fácil de identificar. En la foto, una madre de Potosí teje pulseras. Aunque estaba con sus niñas en la calle, vendía su artesanía y no me dejó retratar de cerca a sus hijas. Me dijo que podía hacerle una foto a ella a cambio de comprarle alguna pieza".
    2Pulseras para tejer "El Departamento de Potosí es el más pobre de Bolivia, que a su vez es el país con más miseria de Sudamérica. Se encuentra al sur y es una zona muy difícil de habitar debido a la altitud y a su tiempo inclemente. Sus espectaculares paisajes, los más bellos que jamás he visto, contrastan con la pobreza de sus habitantes. Su vestimenta es muy típica y es muy fácil de identificar. En la foto, una madre de Potosí teje pulseras. Aunque estaba con sus niñas en la calle, vendía su artesanía y no me dejó retratar de cerca a sus hijas. Me dijo que podía hacerle una foto a ella a cambio de comprarle alguna pieza".
  • "Los departamentos limítrofes, como el de Cochabamba, acoge a muchas de las personas que emigran de la región de Potosí, allí también un buen número de ellas se dedica a la indigencia. Para muchos menores mendigar es una práctica común. Cuando vi a este niño me impactó mucho su mirada, que, inmensamente triste, te atravesaba cómo un aguijón".
    3La mirada triste "Los departamentos limítrofes, como el de Cochabamba, acoge a muchas de las personas que emigran de la región de Potosí, allí también un buen número de ellas se dedica a la indigencia. Para muchos menores mendigar es una práctica común. Cuando vi a este niño me impactó mucho su mirada, que, inmensamente triste, te atravesaba cómo un aguijón".
  • "Es normal ver a mujeres con estos niños en la calle, sentados en el suelo y viviendo de la caridad de la gente. Es común ver a bebés envueltos en mantas al lado de niños más mayores; no me atrevo a llamarlos hermanos porque en ocasiones no lo son. Esta niña, que bailaba en las calles con una radio, era la segunda de cuatro hermanas. Ante la cámara no tardó en ponerse de nuevo a bailar".
    4Bebés y mantas "Es normal ver a mujeres con estos niños en la calle, sentados en el suelo y viviendo de la caridad de la gente. Es común ver a bebés envueltos en mantas al lado de niños más mayores; no me atrevo a llamarlos hermanos porque en ocasiones no lo son. Esta niña, que bailaba en las calles con una radio, era la segunda de cuatro hermanas. Ante la cámara no tardó en ponerse de nuevo a bailar".
  • "Es frecuente ver a los pequeños pidiendo en los semáforos, tocando instrumentos o bailando hasta la extenuación. Y en esto reside la tristeza del asunto, en que todo esto acaba resultándo normal, es común ver a niños que deberían de estar jugando mendigando unas monedas, obligados, muchas veces, por personas adultas que nunca han conocido otra forma de vida. Así de triste es la necesidad. Le di unas monedas a este chico que estaba con los ojos rojos y la mirada perdida, apoyado en una pared. Ya no tocaba la guitarra, simplemente allí estaba, de pie. Como esperando algo que nunca llega. Le vi en varias ocasiones, en días diferentes siempre por la misma zona".
    5Siempre de pie "Es frecuente ver a los pequeños pidiendo en los semáforos, tocando instrumentos o bailando hasta la extenuación. Y en esto reside la tristeza del asunto, en que todo esto acaba resultándo normal, es común ver a niños que deberían de estar jugando mendigando unas monedas, obligados, muchas veces, por personas adultas que nunca han conocido otra forma de vida. Así de triste es la necesidad. Le di unas monedas a este chico que estaba con los ojos rojos y la mirada perdida, apoyado en una pared. Ya no tocaba la guitarra, simplemente allí estaba, de pie. Como esperando algo que nunca llega. Le vi en varias ocasiones, en días diferentes siempre por la misma zona".
  • "En todos estos niños hay una seriedad que no corresponde con su edad, pero por dentro son lo que son y quieren lo que quieren: niños que quieren jugar. Con las mujeres que me paraba a hablar y a pedir permiso para fotografiarlos no tuve mucho trato, eran parcas en palabras, reservadas. Esta pequeña estaba sentada con su mamá y sus hermanas en la calle. Le dije a su madre que me parecía preciosa. Tampoco dijo nada".
    6Quieren jugar "En todos estos niños hay una seriedad que no corresponde con su edad, pero por dentro son lo que son y quieren lo que quieren: niños que quieren jugar. Con las mujeres que me paraba a hablar y a pedir permiso para fotografiarlos no tuve mucho trato, eran parcas en palabras, reservadas. Esta pequeña estaba sentada con su mamá y sus hermanas en la calle. Le dije a su madre que me parecía preciosa. Tampoco dijo nada".
  • "Me paré a jugar con estos chicos. Este siempre estaba trasteando con el carrito de su hermana pequeña. Un chaval muy risueño y juguetón. Le vi pidiendo dinero a los conductores en los pasos de cebra, pedía lo que fuera a quien pasase por la calle, consiguió un refresco de unos jóvenes que salían del Burger King".
    7En el carrito "Me paré a jugar con estos chicos. Este siempre estaba trasteando con el carrito de su hermana pequeña. Un chaval muy risueño y juguetón. Le vi pidiendo dinero a los conductores en los pasos de cebra, pedía lo que fuera a quien pasase por la calle, consiguió un refresco de unos jóvenes que salían del Burger King".
  • "Ella tenía dificultad para hablar bien el castellano, no me entendía muy bien. En un principio era muy vergonzosa, cuando le dije que posase como una modelo de la televisión para mí empezó a reírse sin parar".
    8Modelo por un día "Ella tenía dificultad para hablar bien el castellano, no me entendía muy bien. En un principio era muy vergonzosa, cuando le dije que posase como una modelo de la televisión para mí empezó a reírse sin parar".
  • "Esta niña sí iba a la escuela. Ella me lo dijo que tenía clase por las mañanas y que por las tardes se quedaba en la calle con su madre".
    9Los padres que obligan "Esta niña sí iba a la escuela. Ella me lo dijo que tenía clase por las mañanas y que por las tardes se quedaba en la calle con su madre".
  • "Después de jugar durante un rato, cuando cogieron confianza, algunos se tumbaron a descansar en el césped. Sus miradas habían cambiado, eran como las de cualquier pequeño con una infancia sin necesidades, ni penurias... Con muchos planes y sueños. Se habían olvidado. Al fin y al cabo... ese debería ser su único mundo, el de la infancia".
    10Jugar para olvidar "Después de jugar durante un rato, cuando cogieron confianza, algunos se tumbaron a descansar en el césped. Sus miradas habían cambiado, eran como las de cualquier pequeño con una infancia sin necesidades, ni penurias... Con muchos planes y sueños. Se habían olvidado. Al fin y al cabo... ese debería ser su único mundo, el de la infancia".