EL COMIDISTA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

A la iluminación por la Coca-Cola Light

Jakki Ballan sufre los síntomas de la yonqui clásica: no sale de casa sin dos botellas del refresco y cada vez que se queda sin suministros siente pánico, temblores y sudores fríos

No sé si el tema del que escribo hoy es verdad o mentira. Pero, como soy de tendencia fácil, incapaz de resistirme a la primera moda tonta que pase por ahí, he decidido subirme al carro de los que juegan a confundir la realidad con la ficción. Eso sí, a diferencia de mi bienamado Jordi Évole, no justificaré con coartadas intelectuales lo que es puro entretenimiento: no les quiero hacer reflexionar, ni advertirles sobre las falsedades de los medios, sino contarles una ¿noticia? que contiene la suficiente cantidad de drama, risa y extravagancia como para hacerles pasar el rato.

Lo leí, como no podía ser de otra forma, en esa cornucopia para los amantes de lo insólito que es el Daily Mail. Justo antes de informarme sobre un niño que solo puede alimentarse de caramelos de menta por una extraña enfermedad intestinal, el diario británico me alertaba de la existencia de una mujer que dice beberse unas 30 latas de Coca-Cola Light al día. Dos por hora de vigilia. Y eso ahora, después de intentar quitarse, porque en sus buenos tiempos Jakki Ballan se pimplaba 50.

Esta señora de 42 años natural de Cheshire (noroeste de Inglaterra) sufre los síntomas de la yonqui clásica: no sale de casa sin dos botellas del refresco en el bolso y cada vez que se queda sin suministros en su hogar siente pánico, temblores y sudores fríos. Lo mismo que me pasa a mí cuando pienso en cómo tendrá los dientes, el estómago y los nervios después de tanta agua carbonatada con edulcorantes y cafeína, si lo que cuenta es cierto. Sé que ustedes están pensando en los gases y los pises, pero me abstengo de cargar las tintas con la escatología.

Ballan puede ser entendida como un símbolo de los efectos perversos de ese concentrado de mal que es para algunos la Coca-Cola. No exageremos. Esta pobre mujer tiene evidentes problemas psicológicos no causados precisamente por la multinacional, y tampoco deberíamos olvidar que el abuso de cualquier sustancia resulta dañino: seis litros de agua en dos horas te pueden mandar al otro barrio por hiponatremia.

Prefiero quedarme con el lado tragicómico de esta historia, cuya cumbre son las alucinaciones de Jakki en pleno colocón. “Veo cosas extrañas, como naranjas, volando por la habitación”, asegura. Quién sabe, quizá esta británica ha descubierto un nuevo camino hacia la iluminación, rollo misterios de Eleusis / éxtasis de santa Teresa, pero más siglo XXI. Lástima que sus viajes no sean baratos: le han llegado a costar el pastón de 600 euros al mes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS