Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joven desaparece en la costa de Lugo arrastrado por una ola

El País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia sufren importantes daños esta madrugada

En la Parte Vieja de San Sebastián el agua alcanza el metro y medio de altura

Una ola rompe en la bocana del puerto de Santander.

El temporal que sacude la zona norte de España ha causado importantes daños en el País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia. Los más notables se han producido en las poblaciones vascas de San Sebastián, Zarautz y Bermeo. Seguridad había decretado la alerta roja entre las 3.00 y las 9.00 ante olas que podían llegar a los siete metros de altura, en coincidencia con mareas muy vivas.

Un joven de 15 años ha desaparecido tras ser arrastrado por una ola cuando paseaba esta tarde en bicicleta con un amigo por el paseo del Faro da Rapadoira, situado en el municipio lucense de Foz. Fuentes de Protección Civil han explicado que la desaparición se produjo poco antes de las 18.30 horas, y fue el compañero del desaparecido quien dio el aviso. Un amplio dispositivo formado por la Policía Local, la Guardia Civil, Protección Civil, los Bomberos, el helicóptero Pesca I y la lancha de rescate de Burela buscan al joven.

El registro de una ola de casi 12,7 metros en el cabo de Estaca de Bares (A Coruña) a las nueve de la noche del sábado, superior incluso a la detectada hace un mes en Cabo Silleiro (Pontevedra), da una idea de la virulencia del mar, que ocasionó multitud de daños en toda la costa.

El oleaje ha dañado la estructura de los tres primeros puentes sobre el río Urumea en la capital guipuzcoana. Además del puente del Kursaal, el más cercano a la desembocadura, las olas han impactado también en otros que cruzan el río en el interior de la ciudad, como el de Santa Catalina y Santa Cristiana. En la zona de la Parte Vieja, el agua ha alcanzado un metro y medio y el consistorio donostiarra ha desalojado a los vecinos de dos viviendas de planta baja.

El temporal ha causado también fuertes daños en el malecón de Zarautz, destrozando barandillas y bancos. En Zumaia una grúa ha caído al canal de entrada al puerto, y en el puerto pesquero y deportivo de Bermeo tres tramos de rompeolas han quedado muy dañados. Una de las partes del espigón que se ha venido abajo ha dejado desprotegidas varias de las lonjas donde los pescadores guardan sus aparejos.

Por su parte, en Cantabria, donde se ha decretado la alerta naranja, cuando las fuertes olas han coincidido con la pleamar el agua ha rebasado la playa y ha causado inundaciones de plazas, garajes y locales en Santander, en la zona de El Sardinero. Varios muros delimitadores de fincas y edificios colindantes se han venido abajo.

Situaciones parecidas se han producido en Asturias. Allí las poblaciones más afectadas han sido Luarca, Luanco, Candás, Cudillero o Ribadesella. En la primera, las dos primeras plantas del Museo del Calamar Gigante han resultado "completamente destrozadas". Para hoy, la Agencia Estatal de Meteorología ha rebajado el nivel de alerta de roja (la máxima) a naranja en la costa asturiana.

En Galicia, el temporal ha activado la alerta roja esta pasada madrugada, con olas de más de 10 metros y vientos superiores a los 100 kilómetros por hora, y ha dejado un reguero de incidencias y daños en varias localidades costeras. Uno de lugares más afectados ha sido el municipio coruñés de Cariño, donde se ha llevado por delante 30 metros de hormigón del dique del puerto comercial. La alcaldesa de la localidad, Purificación Seixido, ha explicado que se han levantado "más de 50 metros de asfalto como si fuera papel".

En Viveiro (Lugo), el paseo marítimo de Covas ha quedado inhabilitado para la circulación por la cantidad de arena. Y en A Coruña, la zona más perjudicada ha sido el tramo del paseo marítimo entre La Coraza y la plaza de Portugal, donde el oleaje se ha llevado prácticamente toda la balaustrada, causando importantes daños en bancos y farolas.

Más información