Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los que tiemblan ante Dios

Hoy son minoría. Pero la fuerza que les da su fanatismo y su imparable crecimiento demográfico permite a los ultraortodoxos poner en jaque la modernización de Israel

  • Manifestación ultraortodoxa en contra de la decisión del Tribunal Supremo de enviar a prisión a unos padres que se negaron a integrar niñas asquenazis y sefardíes en la escuela.
    1Manifestación ultraortodoxa en contra de la decisión del Tribunal Supremo de enviar a prisión a unos padres que se negaron a integrar niñas asquenazis y sefardíes en la escuela.
  • Unos ultraortodoxos se manifiestan en la calle lanzando piedras.
    2Unos ultraortodoxos se manifiestan en la calle lanzando piedras.
  • Tres veces al día. El movimiento repetitivo facilita la concentración.
    3Tres veces al día. El movimiento repetitivo facilita la concentración.
  • Meir Hirsh, en la imagen en su domicilio, es miembro del grupo antisionista Neturei Karta, radicado en Mea Shearim, que rechaza la vocación modernizadora impuesta en Israel por grupos que niegan su anclaje en las tradiciones radicales. En su casa hay un cartel que reza: "Aquí vive un judío, no un sionista".
    4Meir Hirsh, en la imagen en su domicilio, es miembro del grupo antisionista Neturei Karta, radicado en Mea Shearim, que rechaza la vocación modernizadora impuesta en Israel por grupos que niegan su anclaje en las tradiciones radicales. En su casa hay un cartel que reza: "Aquí vive un judío, no un sionista".
  • Un grupo de jóvenes en una manifestación ultraortodoxa.
    5Un grupo de jóvenes en una manifestación ultraortodoxa.
  • Viven en la ciudad de Betar Illit, una colonia ultraortodoxa en Cisjordania, y son padres de 11 hijos, ejemplo de la imparable revolución demográfica de una comunidad que, de seguir así, con un crecimiento del 5% anual entre sus miembros frente al 1,8% del resto, alcanzará el 40% de la población israelí en cinco décadas.
    6Viven en la ciudad de Betar Illit, una colonia ultraortodoxa en Cisjordania, y son padres de 11 hijos, ejemplo de la imparable revolución demográfica de una comunidad que, de seguir así, con un crecimiento del 5% anual entre sus miembros frente al 1,8% del resto, alcanzará el 40% de la población israelí en cinco décadas.
  • Judíos ortodoxos residentes en Jerusalén, con dos de sus hijos, Shmuel, de 18 años, y Yehuda, de 8. Han casado ya a todas sus hijas a temprana edad. Ambos han fundado una facultad para jaredíes, estrictamente segregada.
    7Judíos ortodoxos residentes en Jerusalén, con dos de sus hijos, Shmuel, de 18 años, y Yehuda, de 8. Han casado ya a todas sus hijas a temprana edad. Ambos han fundado una facultad para jaredíes, estrictamente segregada.
  • Se practica antes del Yom Kippur, el día más sagrado del año dentro del calendario judío. En el barrio de Mea Shearim, un hombre dice una oración mientras da tres vueltas con un pollo sobre la cabeza, para limpiar simbólicamente los pecados. El pollo es después sacrificado y donado a los pobres antes de la comida de celebración.
    8Se practica antes del Yom Kippur, el día más sagrado del año dentro del calendario judío. En el barrio de Mea Shearim, un hombre dice una oración mientras da tres vueltas con un pollo sobre la cabeza, para limpiar simbólicamente los pecados. El pollo es después sacrificado y donado a los pobres antes de la comida de celebración.