Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortega Cano pide el indulto tras ser operado del corazón

La defensa del torero intenta evitar que este entre en prisión por dos años y medio

El diestro se recupera de una intervención en la que le han implantado un 'by-pass'

El extorero José Ortega Cano, el pasado 18 de diciembre, en Sevilla. Ampliar foto
El extorero José Ortega Cano, el pasado 18 de diciembre, en Sevilla.

La defensa del extorero José Ortega Cano ha formalizado ante el Juzgado de lo Penal número seis de Sevilla una petición de indulto, con destino al Ministerio de Justicia e Interior, en cuanto a la condena de dos años y medio de cárcel que pesa sobre él por el accidente de tráfico ocurrido en mayo de 2011 en Castilblanco de los Arroyos, que se saldó con la muerte de Carlos Parra.

Poco después de hacerse pública la sentencia, el pasado día 13, la Fiscalía de Sevilla adelantaba su postura, descartando cualquier circunstancia "extraordinaria" que indujese a apoyar esta petición de indulto, a pesar de que en ese momento aún no había sido formalizada.

A mediados de mes, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla confirmó la condena de dos años y seis meses de cárcel impuesta a José Ortega Cano por el accidente, pero le imputó también un delito contra la seguridad vial en su modalidad de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas. El dictamen del juez solo puede ser recurrido ante el Tribunal Constitucional, por lo que supone que el torero entrará a la cárcel a cumplir su pena.

Por otra parte, la mañana del viernes, el matador fue ingresado en la clínica Ruber Internacional de Madrid para ser operado del corazón. Tras la intervención, que había sido programada con anterioridad, Ortega Cano se encuentra estable y "bien". Se le practicó un by-pass debido a un problema coronario, según han informado fuentes familiares.

"La operación ha ido bien y se encuentra estable. Ya está en planta", ha dicho la familia del diestro. Finalmente, como había adelantado el entorno del torero cartagenero, que este viernes ha cumplido 60 años, se ha descartado el implante de un marcapasos, ya que el problema de Ortega provenía de una "pequeña obstrucción" en una de las arterias del corazón, y no de un mal funcionamiento del sistema eléctrico de ese órgano.

Los problemas de Ortega Cano este año no han quedado ahí, ya que su hijo José Fernando está cumpliendo prisión preventiva desde su detención el pasado 14 de noviembre acusado de presuntos delitos de robo violento, hurto de un vehículo, daños, contra la seguridad del tráfico -por conducir sin tener carné- y lesiones.