Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Incompatibilidades en el Constitucional

San Sebastián de los Reyes, Madrid

El voto particular del magistrado del Tribunal Constitucional (TC) Luis Ortega respecto al rechazo a las recusaciones al presidente Pérez de los Cobos parece basarse en la incompatibilidad “magistratura (de cualquier género)<TH>/ militancia partidista”. Si fuese así, llevaría razón.

Ciertamente, los artículos 159,4 (Constitución y su cuasiclonado 19,1) Ley Orgánica del TC (LOTC), comienzan diciendo “la condición de miembro (o de magistrado) del Tribunal Constitucional es incompatible: (...) con el desempeño de funciones directivas en un partido político”. Parecería, a sensu contrario, que la militancia no incompatibiliza. Pero a ambos textos sigue otro: “En lo demás, los miembros del Tribunal Constitucional tendrán las incompatibilidades propias de los miembros del Poder Judicial”. Hubo una reserva de ley, se supeditó a lo que mañana (de entonces), se regulase para el Poder Judicial (PJ).

En 1985 los artículos 395, 417 y 420 LOPJ cubrieron dicha reserva legal: “No podrán los jueces y magistrados pertenecer a partidos políticos”; referida militancia es “falta muy grave”, y cabe provoque “separación”.

Los del TC son aquí “magistrados”, y una interpretación finalista (artículo 3º CC) exige considerar que si tal régimen se aplica a los ordinarios, que suelen dirimir temas apolíticos, mayormente lo será para quienes bregan con lo más sensible políticamente, la Constitución.— Carlos María Bru Purón.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.