Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro rey como imagen de la infidelidad

La casa real belga logra retirar una campaña de una agencia de contactos para casados que utilizaba una viñeta de Alberto de Bélgica y su hijo, el rey Felipe

Uno de los carteles publicitarios retirados de Bélgica.
Uno de los carteles publicitarios retirados de Bélgica.

La casa real belga logró la retirada de una campaña publicitaria promovida por una empresa de contactos para casados en la que se utilizaba la imagen de Alberto de Bélgica y de su hijo, el rey Felipe.

Los anuncios apenas estuvieron desplegados durante 48 horas en las calles del país, después de que la casa real contactase con la compañía para pedir la retirada inmediata de la campaña por hacer un uso abusivo de la imagen del rey.

La campaña publicitaria de la empresa VictoriaMilan.be utilizaba remolques en los que aparecía la imagen de Alberto de Bélgica y del rey Felipe aparentemente intercambiando confidencias acompañadas del texto: "un buen consejo, hijo: siempre sé discreto".

La empresa de contactos para personas casadas e infieles accedió finalmente a la petición de la Casa Real y anunció el miércoles la retirada de sus carteles de la circulación. La compañía explicó en un comunicado que "en vista de que la campaña no tenía por objetivo ofender a los miembros de la familia real, hemos decidido ponerle punto final".

Esta campaña publicitaria aparece poco después de la nueva demanda presentada por Delphine Boël, la supuesta hija de Alberto de Bélgica fruto de una relación extramatrimonial con la baronesa Sybille de Selys-Longchamps en los años sesenta, para tratar de probar su paternidad.

No es la primera empresa de este tipo que utiliza imágenes de reyes y mandatarios para publicitarse con resultados parecidos. Sin ir más lejos, en España la empresa estadounidense dedicada al asunto de las relaciones entre infieles Ashley Madison colgó en 2011 un inmenso cartel en la Gran Vía donde aparecían los rostros del rey Juan Carlos, Bill Clinton y Carlos de Inglaterra. La imagen leía: "¿Qué tienen estas 'realezas' en común? Que deberían haber usado Ashley Madison". El ayuntamiento lo retiró en pocas horas.

Pero la empresa no escarmentó. Un año después, lanzó otra publicidad en la que la protagonista era doña Sofía, que aparecía abrazada a un hombre desnudo y ponía: "Ya no tienes por qué pasar la noche sola". Esta vez fue la propia Reina quien montó en cólera y demandó a la compañía, que más tarde le pidió disculpas.