Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sindicatos

Se critica con frecuencia la actuación de los sindicatos. Nadie está contento con lo que hacen y, como si de una moda se tratase, se aprovecha para atacarles en cuanto se puede. “Ya no hay sindicalistas como los de antes”, “son irresponsables”, “están vendidos a los intereses de unos pocos”, “solo defienden sus privilegios”, “no defienden a los parados”. Son algunos ejemplos de lo que a menudo se lee o se oye.

Quizá solo se trata de acallar la mala conciencia de algunos. Siempre son los demás los que tienen que hacer y demostrar algo. Sin embargo, los sindicatos los hacemos entre todos y pertenecer a un sindicato es un acto de libertad que cada trabajador o parado puede ejercer. Existen cauces de participación y todos somos responsables del trabajo que puedan o no hacer.

Si pactan son vendidos y si no lo hacen, intransigentes, difícil equilibrio el que tienen que guardar. Los que quieren acabar con ellos se sirven de cualquier cosa para desprestigiarlos y cada vez somos menos los que creemos que son la última barrera para defender los intereses de los más débiles.— Juan Carlos García.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.