Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Puntualización final

En el para mí inesperado debate sobre el exilio de Bergamín en 1963, al que me han llevado las dos cartas de Carlos María Bru Purón tras su lectura de mi artículo publicado por EL PAÍS el 23 de junio, la discrepancia fundamental es si Bergamín —que continuaba siendo una personalidad molesta para el régimen por diversos motivos (carta de los intelectuales en apoyo de los mineros asturianos, artículos publicados en El Nacional de Caracas, etcétera)— se fue nuevamente al exilio forzado por la situación política española o “libremente”.

Los hechos, como han estudiado los especialistas en la vida y obra de Bergamín, dejan claro que ocurrió lo primero. La segunda posibilidad resulta simplemente inverosímil, ya que supone que una persona a punto de cumplir 68 años, y tras haber regresado a su país después de casi 20 años de exilio, decide volver de nuevo al exilio “libremente”.— José Luis Catalinas Calleja.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.