Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Manifestaciones

El señor De la Cavada de la CEOE, creyendo estar por encima del bien y del mal, se queja de que los trabajadores tengan cuatro días de permiso por fallecimiento de familiar de primer grado. No distingue si el óbito es en el propio lugar donde vive el trabajador o es en otra provincia donde tenga que trasladarse, lugar más o menos lejano. Estas gentes creen tener a los trabajadores como polichinelas de su guiñol particular, creen que pueden seguir esclavizando y sojuzgar en pleno siglo XXI y a los hombres y mujeres que trabajan, a veces con salarios precarios o estar lamentablemente en el paro, quizá porque se atrevan a elevar su voz contra la injusticia. Creo que los pensamientos y dichos del señor De la Cavada deben meditarse antes de expresarlos, y no pedir a posteriori excusas que a nadie convencen.

Que no estamos en una economía paternalista.— Francisco Javier Sotés Gil.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.