Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arantxa pierde el primer set pero sigue con las demandas

El juez da por prescrita la primera reclamación de la tenista contra sus padres, pero sus abogados anuncian que el día 6 de mayo se verá la demanda por los pisos

Arantxa Sánchez Vicario, con su marido Josep Santacana.
Arantxa Sánchez Vicario, con su marido Josep Santacana. CORDON

Arantxa Sánchez Vicario ha perdido el primer juicio contra su familia presentado en Andorra. Sus abogados han confirmado a EL PAÍS que han recibido el auto del juez en el que explica que ha prescrito la reclamación presentada por la tenista ya que los hechos datan de 2002 y porque según la ley del Principado Arantxa no puede demandar ni a su padre ni a su hermano Javier, que eran los destinatarios de la denuncia. Hasta ahora, en Andorra si se podía demandar a parientes cercanos pero hace poco, según la versión de los abogados de Arantxa, la norma ha cambiado.

Arantxa tenía una deuda con Hacienda de 3,5 millones de euros. El Banco Sabadell le otorgó un aval respaldado por el Banco de Luxemburgo. Es esta entidad quien demanda a la deportista por impago. La tenista, agobiada por la situación, decide hacer públicos sus problemas familiares y financieros.

Pero, Arantxa no se rinde. Según ha explicado su abogado, Juan José Burgos Bosch, la siguiente demanda continúa. El día 6 de mayo se verá el juicio en el que la deportista reclama a sus padres los derechos de uso que tienen sobre un piso en La Diagonal de Barcelona y una residencia de verano en S’Agaró. "El juicio sigue adelante y Arantxa acudirá".

“Lo hemos intentado todo”, explica Juan José Burgos Bosch, uno de sus abogados y consejeros. “A final del año 2012 paramos los juicios para intentar llegar a un acuerdo entre las partes. Hemos ofrecido muchas posibles soluciones y no ha habido manera”. Dice que Arantxa tiene patrimonio, pero no liquidez, y todavía debe pagar a Hacienda. “Pedimos a sus padres que devolvieran la casa de verano de S’Agaró para poder hacer frente al pago, pero se negaron”, añade Burgos Bosch. “No han querido ni devolver los trofeos que Arantxa ganó y que están en la casa familiar de Diagonal, así que vamos a tener que pedirlos por vía judicial”, concluye. “Su familia no quiere dar explicaciones, se limitan a decir que quien sabe cómo está todo es su padre, que se encuentra enfermo, y se lavan las manos”.

De todo esto Arantxa se está enterado en Miami donde se ha instalado desde hace unos meses para alejarse de sus problemas familiares y legales. Junto a ella está su marido Pep Santacana y sus dos niños. Nadie quiere confirmar si ya ha logrado vender la casa que posee en Barcelona y por la que se ha interesado el jugador del Barcelona Cesc Fàbregas y su novia, que acaban de ser padres, y la casa de Formentera, que también estaba a la venta.