Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nunca me he visto como una chica ‘sexy”

Kate Moss, uno de los iconos en activo más longevos de la moda, se sincera en las páginas de 'Rolling Stone'

La modelo Kate Moss.
La modelo Kate Moss.

En sus 25 años de carrera, Kate Moss ha alcanzado la cima de la celebridad y el éxito. También ha tocado el abismo. Es la modelo en activo más longeva que ha dado la caprichosa industria de la moda. Y a pesar de haber madurado en público, su auténtica personalidad continúa resultando un enigma. La entrevista de portada de la edición española de abril de la revista Rolling Stone arroja luz sobre Kate Moss, la persona y el personaje.

“Nunca me gustó mi rostro. No pensé que tuviera madera de modelo”, reconoce. “Ahora sí creo que mi imagen es buena. Pero nunca me he visto como una chica sexy, o como alguien que podría gustar a los chicos”. Lo cierto es que sus imperfecciones han resultado un activo frente a otras más altas o canónicamente guapas. En la entrevista publicada por Rolling Stone, la propia modelo y algunos amigos del sector que han trabajado con ella rememoran los pasajes que la han llevado a seguir siendo, a sus 39 años, la segunda modelo mejor pagada del mundo (por detrás de Gisele Bündchen).

También en un icono del rock que pasó de juerguearse públicamente (algo a lo que puso punto y final tras ver sus fotos esnifando cocaína publicadas por un tabloide) a ejercer de amorosa madre de familia, siempre acompañada de su hija Lila Grace, de 10 años. Con el apoyo incondicional de su marido, el rockero James Hince, componente del dúo The Kills.

Con motivo de la edición del libro Kate Moss (Lunwerg) ella misma detalla que ha superado sus complejos y “ya no me molesta en absoluto posar desnuda”. Incluso parece haber superado su complicada relación con los paparazzi. “Esos tíos son cerdos”, dice, “pero a algunos les conozco desde hace tanto tiempo que ya ni me molestan”. No siempre fue así, ya que reconoce que, durante su noviazgo con Johnny Depp, el actor “se volvía loco”, aunque “fue mucho peor cuando me quedé embarazada y era vulnerable”.