“Las constituyentes nos enseñan la pasión por el servicio al país”

Sólo puedo hablar desde la emoción, dice Oliva Acosta cuando nos cuenta la experiencia vivida para dar a luz a este documental. Las Constituyentes es algo más que una colección de imágenes y testimonios. Es la experiencia soñada que vivieron 27 mujeres en 1977 en España: historias inéditas para escuchar, para reflexionar y para aprender. Oliva Acosta tiene razón cuando dice que ellas, las constituyentes, traen un “discurso político construido a través de la voluntad de país, a través del corazón, hablando desde el corazón de la política y a través de la emoción”. Ellas nos enseñan a mirar la “pasión por el servicio al país”. Seguían teniendo la misma pasión, incluso, después de haber pisado la cárcel…

Las Constituyentes representan la mirada de las mujeres en plena transición española, nos dice Oliva. Nos cuentan cómo fue el camino hacia la conquista de un sueño. Porque hasta el camino de la conquista está lleno de casualidades:  muchas no llegaron a ser diputadas o senadoras por elección, sino por casualidad.  ¿Eran ingenuas? No: eran mujeres y mujeres que creían que se podían hacer las cosas en una determinada dirección con sólo quererlo. Lucharon en un ring de hombres de negro y corbata.

Desgraciadamente, como cuenta De la Cuadra, “las dificultades de las mujeres en 1977 para figurar en las listas electorales son muy similares a las de hoy, 36 años después, a pesar de lo legislado sobre paridad, los hombres figuran en los primeros puestos”.

¿Hay vocación hoy de servicio a la sociedad? ¿Hay pasión de servicio al país como la había entonces? La respuesta es no. Carmen Calvo, en el documental, dijo que “o la política se feminiza, o no va a creer nadie en la política”. Además de más mujeres, hace falta más pasión, más vocación, más miradas en torno a la igualdad y más temas en la agenda que realmente interesen a las mujeres… Si ellas nos enseñaron a mirar la pasión por el servicio al país, ¿no deberíamos aprender más de ellas?

Comentarios

http://nelygarcia.wordpress.com. Creo que tanto mujeres, como hombres, cuando se dedican a la política, deben de sentir pasión por mejorar el país y no por su propio beneficio. Estas personas desinteresadas y apasionadas, son necesarias en este momento.http://www.facebook.com/nely.garcia.
Hasta donde hemos llegado... la verdad, aunque parezca mentira se van quemando etapas siempre hacia el progreso dentro
verdaderamente a veces no nos preocupamos por lo que realmente importa, es una pena
Las llamadas "constituyentes" hicieron lo mismo que los "constituyentes": un engendro de constitución que además no se cumple en la parte positiva que tiene, como el derecho al trabajo, a la vivienda digna (desahucios) o fiscalidad progresiva (falta de control a la evasión de capitales, amnistía fiscal para los grandes defraudadores...) y, por si fuera poco, además de la imposición monárquica, las mujeres "constituyentes" tragaron que en la sucesión a la corona tuviera preferencia el varón sobre la mujer. Por tanto, señoras constituyentes, se lucieron.
Felicidades Oliva por tener la capacidad de recordarnos, que hubieron mujeres que lucharon para que hoy estemos visibilizandonos en espacios públicos.Gracias por recordarnos, quienes fueron y su lucha en un tiempo donde lo que contaba exclusivamente era la opinión de los hombres.Me siento orgullosa de ellas y también de ti.... que tuviste la valentía y la inteligencia de reflejar en un documental, todo el trabajo y las dificultades que encontraron estas sabias mujeres en este largo recorrido.Te esperamos en Valencia el día 1 y 2 de marzo.Un beso Oliva y gracias de nuevo
Me encanta.Esta es mi opinion http://0z.fr/IfxIk
No sé si hay que feminizar la política pero me parece bien que se les dedique un recuerdo porque siempre se habla de los padres de la Constitución pero no de las pocas mujeres que había en política. Pienso que su presencia inicia una normalización política. Una democracia tiene que tener políticas. me sorprende que consideren que hoy las mujeres lo tienen tan difícil en política como ellas. Creía que algo habíamos avanzado pero se ve que este país es muy machista. Con respecto a la corrupción las mujeres no fallan, no suelen estar involucradas. hay más seguridad en un nombramiento femenino y sino que se lo pregunten a Lagarde.
¿Existe o no un Dios? ¿Por qué detrás de las palabras "amor" y "Dios" esconden tanto odio, discriminación y rencor?: http://cuentosdelizandro.blogspot.com/2013/01/buscando-dios.html?spref=tw “En búsqueda de Dios”
Cristina, bonita, mirate la portada de este periodicon, anda corazon...
Cristina:La corrupción en las mujeres es exactamente igual que en los hombres, pero si hay muchas menos mujeres en puestos de responsabilidad es lógico que haya mucha menos corrupción o por lo menos que ellas no sean la cara visible de la corrupción aunque participen directa o indirectamente en la corrupción.Dejémonos de ese cuento, en el fondo machista, de que las mujeres son "mejores" que los hombres y bla, bla, bla. Las mujeres son IGUALES que los hombres, a ver si nos enteramos y no nos empeñamos en mantener esquemas anacrónicos. Y son iguales tanto para lo bueno como para lo malo, incluyendo el machismo porque no es verdad que sólo en los hombres exista el machismo, existe tanto machismo en las mujeres como en los hombres.Y, como he dicho, las mujeres que participaron en la elaboración de la constitución lo hicieron igual de mal que los hombres, ya que fue una constitución de derechas, machista (ley de sucesión en la corona) y hecha bajo la amenaza de un ejército franquista que hacía innegociable la monarquía, la unidad de españa, negando el estado plurinacional, la bandera y la economía de mercado.
Eu Yo:Lo que digo de la relación entre la corrupción y las mujeres aparece explicado así en distintos estudios. Desde que las mujeres aparecieron en puestos directivos ha habido cambios y también estudios y evaluaciones entre empresas e instituciones. parece que las mujeres introducimos cambios en la forma de ejercer la autoridad y tendemos a estilos menos imperativos y más empáticos. Se rebaja el estrés y la competitividad. Se hace más tarea de equipo, se fomenta la colaboración. Estos son los datos que se conocen. la explicación a mi juicio es muy simple: solo han ascendido a puestos altos mujeres verdaderamente valiosas, es como una selección salvaje. En la medida en que la inmensa mayoría de mujeres con capacidad de estar en puestos de mando no lo consiguen, ¿quiénes son las que lo consiguen? Ahí hay varias posibles respuestas. La mía es que son las más talentosas y preparadas. Hay también una nota muy buena a favor de las mujeres y es que generalmente aportan la respuesta creativa, la nueva forma de gestión y además sin miedo.Mujeres y hombres no somos iguales. Hay dos culturas que subyacen en la sociedad y los miembros de un sexo son sistemáticamente educados de forma distinta al otro. Que se haya peyorativizado todo lo femenino no quiere decir que no valga. Hay que creer más en las mujeres. desde ya muchos sitios se ha postulado que el relevo femenino en el poder puede solucionar muchas cosas.El comentario no es anacrónico. Yo no he dicho que las mujeres seamos buenas por defecto o mejores que los hombres, ni siquiera que debamos serlo. Simplemente hemos sido educadas de forma distinta. Disponemos de grupos de valores distintos a ellos.
Efectivamente, cualquier estudio que emane de la ideología de género resaltará lo poco corruptas que son las mujeres, del mismo modo que seguirá proclamando que las mujeres cobran menos que los hombres, etc. Todo ello absolutamente falso y fundamentado en estadísticas que no valen un pepino. La realidad cotidiana te muestra que las mujeres, cuando tienen el poder, se pudren tanto como los hombres. Los cambios en las empresas no han venido de las mujeres en los puestos directivos, sino de las mujeres en el ámbito laboral y punto. Te voy a poner un ejemplo muy simple: Imagina un grupo de amigotes, con sus bromas, sus chistes verdes, sus competencias… ¿Te has fijado cómo cambia su actitud cuando se une una sola mujer a ellos? Desaparece el lenguaje soez, se minimizan los chistes verdes, aflora una amabilidad sorprendente, lo que antes se toleraba entre risas se vuelve inaceptable… Y la mujer no tiene que hacer nada, sólo estar ahí. Los hombres modifican totalmente su comportamiento cuando hay una mujer y moderan mucho más sus comportamientos excesivos, volviéndose, además, protectores e incluso paternalistas. Así que no caigas en el error de pensar que la mujer ha hecho algo especial para conseguir estos cambios en el mundo laboral. No ha tenido que hacer nada. Simplemente, estar. Dudo que las mujeres aporten más respuestas creativas que los hombres. Por educación y buenas maneras – por caballerosidad – los hombres abandonan sus maneras autoritarias y no les queda más remedio que encontrar respuestas más creativas para no quedar de tiranos delante de ellas. Entiendo la tentación de pensar que cuando se produce un cambio en un grupo, se deba a algo más que tu mera presencia. Cuidado con la tentación… Ahora, las mujeres, desde luego, tienen mucho que aportar en todos los ámbitos. Pero no como mujeres, sino como personas. No son ni mejores ni peores que los hombres. Y por eso hay que exigirles lo mismo que a cualquier otro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS