Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sanidad pública

Desde que ejerzo la medicina, siempre en el Sistema Nacional de Salud, unos 25 años, he vivido diversas transformaciones: la universalización de la asistencia pública con la Ley General de Sanidad, la atención a inmigrantes con y sin papeles y el turismo sanitario, principalmente, produciéndose una sobrecarga de los profesionales sanitarios. Pese a ello la atención y, en concreto por lo que me atañe y conozco, la atención primaria ha sabido sobreponerse y ganar en calidad y prestigio internacional.

Y ahora me venden y no al mejor postor, ni con la mejor intención. La privatización de la gestión de la sanidad pública abre una brecha en los derechos ganados de los ciudadanos y rompe los principios de equidad y universalidad en el territorio español. Además, deja dudas abiertas muy graves acerca de la ética y de la evolución de la atención a los más débiles.

El dilema entre la sanidad privada, cuyo fin es la obtención de ganancias, frente a la sanidad pública —a ser posible sin pérdidas—, cuyo fin es la mejora de la salud de la población e incluso el acompañamiento en la muerte, irrumpe en las conciencias de los profesionales sanitarios que trabajamos en este país.— María José Álvarez Pasquín. Médico de Familia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.