Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Intervenciones desproporcionadas

En los últimos tiempos estamos viviendo sobresaltos con algunas intervenciones policiales en relación con acampadas o manifestaciones legales, que tienen toda la pinta de ser desproporcionadas —Valencia, Barcelona, Madrid y, recientemente, en Ferrol— y nos recuerdan desgraciadamente a etapas lamentables de nuestra historia.

De esta manera, dando por hecho que la mayoría de policías cumplen con la legalidad vigente, sería ejemplarizante que los que se exceden fueran sancionados o apartados de este servicio público, aunque a lo mejor a los ejecutores los deberían acompañar en las sanciones (como a cualquier trabajador que no cumple con su función adecuadamente) algunos de sus jefes, y aquí podemos recordar al jefe superior de Valencia, que tras las cargas de febrero calificó a los jóvenes manifestantes como “enemigos”.

El ministro del Interior debería percatarse de que, defendiendo ciertos comportamientos presuntamente delictivos de algunos policías, hacen un flaco favor a la consolidación del cambio policial durante la democracia, y todo ello sin olvidar que los cuerpos y fuerzas de la Seguridad del Estado están para proteger las libertades y a los ciudadanos, y no para golpearlos y vejarlos en cualquier manifestación o concentración legal.—  Ángel Luis Ramos

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.