_
_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Nuestros hijos tienen nombre

Ya se ha producido el macabro recuento de este verano. Y como en otras ocasiones, también con gobiernos anteriores, se habla de menos muertos. Descensos optimistas. ¿Alegría para quién? ¿Quién se alegra de pertenecer a esos 62 muertos menos si nunca pensó que pudiera tocarle? ¿Y los familiares de los que sí han muerto?

Las víctimas de siniestros de tráfico nunca son menos, siempre son más. Son más muertos que se unen a los del año anterior, y a los del otro, y al otro. Muertos que tienen padres, hermanos, familia, ilusiones y un nombre.

No son solo un número. Y para los que los quieren, el sufrimiento es el mismo, aunque hayan muerto por exceso de velocidad, por no llevar el cinturón puesto, por salirse de la vía en un punto negro o por el mal estado de las mismas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Esas víctimas, en su gran mayoría, habrán muerto por las acciones de otros, por la omisión de tantos, por la culpa de todos. Porque todos debemos estar implicados para que no existan esos mal llamados accidentes de tráfico.

Esos fríos números que nos ha facilitado la DGT son: Marta, Irati, Ibai, Antonio, Alejandra… y así hasta 262 nombres, y eso, solo, en julio y agosto.— Flor Zapata Ruiz, madre de Helena. “Vida en la Carretera”, Asociación de afectados por la violencia vial.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_