Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas de 4.000 personas desalojadas por los incendios en La Gomera y Tenerife

El viento y la ola de calor complican la extinción de los fuegos

Un vecino observa el humo procedente del incendio que afecta al parque nacional del Garajonay, en La Gomera. AFP

Más de 4.000 personas han tenido que ser desalojadas en las islas de La Gomera y Tenerife como forma preventiva debido a los incendios que azotan estas islas desde hace 48 horas. En el caso de La Gomera, los tres frentes permanecen activos y preocupa la evolución de las llamas en las zonas de Valle Gran Rey, donde unas 600 personas han sido evacuadas por mar en la noche del domingo. En el perímetro del Parque Nacional de Garajonay, el fuego ha calcinado un total de 300 hectáreas.

Ante las malas condiciones meteorológicas -el Archipiélago permanece en alerta Naranja por altas temperaturas que han superado los 40 grados a lo largo de este domingo- las llamas permanecen sin control, si bien se esperaba que con la llegada de la noche las condiciones mejorasen y se experimentase una sensible bajada de las temperaturas.

En Tenerife, el incendio declarado en la noche del viernes, continúa activo, aunque se espera que este lunes se pueda controlar. Por el momento las llamas han calcinado un total de 300 hectáreas y han obligado a desalojar a más de 2.200 personas de las localidades de Erjos, Masca, Las Portelas, El Palmar, Carrizales y el municipio de Santiago del Teide.

En las labores de extinción de los incendios de La Gomera y Tenerife participan tres hidroaviones procedentes de Sevilla además de helicópteros del Gobierno de Canarias, más de 100 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y bomberos y personal de Medio Ambiente.

Falta de medios

Tras más de una semana de incendios forestales, el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha denunciado la falta de “interés” por parte del Gobierno central para dotar a las Islas de una base permanente de hidroaviones, infraestructura que no se encuentra en el archipiélago por lo que los aparatos deben desplazarse desde Sevilla. “No es lo mismo tener una base de hidroaviones en las islas, que puedan afrontar las labores de extinción en media hora que esperar 20 horas para que vengan desde la Península, por lo que creo que de estos incendios hay que sacar un elemento positivo ya que es necesario que haya una base permanente contra el fuego en Canarias para complementar a nuestros medios”, señaló Rivero.