Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiesta sueca en la habitación de Bolt

El velocista jamaicano celebra su primer oro en un pequeña fiesta en su habitación

Usain Bolt con tres jugadoras suecas de balonmano en su habitación Twitter

Usain Bolt no ha querido esperar a que terminen los Juegos Olímpicos para celebrar que es el hombre más rápido del mundo. Después de obtener el oro en los 100 metros lisos de este lunes, y batir nuevo récord olímpico, el jamaicano organizó una pequeña fiesta en su habitación, a las tres de la mañana, a la que asistieron  tres jugadoras suecas de balonmano. Bolt no tuvo reparos en mostrar al mundo lo que hizo después de la carrera, y colgó en su cuenta de twitter una foto con las tres chicas, en la que aparecen haciendo una W con la mano, y en la que comenta: "En Gaza (Kingston) decimos hmmm mmm".

Las afortunadas, Jamina Roberts, Ulrika Agren e Isabelle Gullden, se encontraron al entrenador de Bolt en el comedor de la Villa Olímpica y le preguntaron si podían conocer al velocista. A pesar de haber perdido todos los partidos y terminar en el último lugar de su grupo, las suecas lograron ganar la atención del manager para conocer a su ídolo. "Fue genial, Bolt no fue arrogante ni nada por el estilo. Tampoco estaba borracho, simplemente volvía de la carrera", comenta Jamina. Ulrika Agren también tuvo halagos para el deportista. "Bolt es una pasada, en ningún momento se propasó, estuvo amable y simpático".

Jamina, una de las jugadoras, aseguró al diario sueco Expressen que el encuentro duró 90 minutos y que los cuatro pasaron una velada de lo más tranquila, hablando, tomándose fotografías y mirando el Facebook. El decatleta jamaicano Maurice Smith también los acompañó en la fiesta. "Fue muy normal y no pasó nada de nada", declaró Jamina.

El jamaicano, que salió con la diseñadora de moda canadiense Lubica Slovak durante seis meses y con la que terminó su relación antes de los Juegos, tuiteó otra foto a las cuatro de la tarde del día siguiente en donde salía solo, y sentado en su cama. "Estoy levantado y listo para volver".

Bolt aún no ha terminado de competir en Londres 2012. El velocista espera ganar su segundo oro en la competición de los 200 metros, cuya semifinal es este miércoles. Con una personalidad distendida y afable, se escapa a la presión de los medios por ser el mejor a toda costa. "No voy a decir que voy a batir el récord de los 19 segundos. No diré que puedo o que no puedo hacerlo, pero es algo que está en mi mente". Respecto a otras fiestas, Bolt ha reconocido que lo  primero para él es la prueba de los 200 metros. "Este oro significa que estoy a un paso de convertirme en una leyenda, así que estoy trabajando en ello".