Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una muerte, un puñado de drogas y miles de millones

El fallecimiento de la esposa del heredero de Tetra Pak destapa la vida turbulenta de una de las parejas más conocidas de la 'jet set' británica

Ampliar foto
Hans Kristian Rauling y su mujer, Eva. GETTY IMAGES

Viendo su aspecto desgarbado en las últimas fotos que les tomaron, hace unas semanas, nadie hubiera visto en ellos a los potenciales herederos de una fortuna de miles de millones de euros. Ella aparece avejentada y huraña. Él más parece un hombre atribulado, a medio camino entre mendigo con unas ropas varias tallas más grandes que la suya y sabio descuidado que no repara en su guardarropa. Él, Hans Kristian Rausing, 49 años, fue detenido el lunes por conducir de forma errática en el sur de Londres. La policía le arrestó por estar en posesión de una importante cantidad de drogas duras. Una hora después, Scotland Yard encontró el cadáver de ella, Eva, de 48 años, en el domicilio familiar, una mansión de seis pisos en Cadogan Place, una de las direcciones más caras del centro de Londres.

Las pruebas forenses practicadas el martes no han aclarado las razones de la muerte de Eva Rausing, aunque el largo historial de drogodependencia de la pareja hace sospechar que pudo morir de sobredosis.

Hans K, como le conoce la familia para distinguirle de su padre, Hans Rausing, fue trasladado el martes por la noche a un hospital desde la comisaria en que se encontraba detenido, sin que Scotland Yard haya explicado las razones exactas de su hospitalización.

A Hans K Rausing se le conoce como el heredero de Tetra Pak, los famosos envases de cartón suecos que en 1951 convirtieron a su abuelo, Ruben Rausing, en multimillonario casi de la noche a la mañana. En realidad, no es así. Hans y Gad, los dos hijos de Ruben, desarrollaron el invento del patriarca y expandieron la fortuna de la familia, pero Hans vendió su parte del emporio familiar a su hermano Gad por 4.500 millones de euros en 1995 y desde entonces sus negocios no tienen ninguna relación con los famosos envases de cartón que han casi desterrado el uso de botellas de cristal para la leche y otros productos de alimentación en todo el mundo. La fortuna actual de Hans Sr se estima en 5.500 millones de euros.

Hans K, que tiene dos hermanas mayores, nunca ha tenido el empuje empresarial de su padre, su tío y su abuelo. Rico de cuna, su vida se ha decantado más bien por los placeres mundanos y la introspección. De joven pasó largas temporadas en la India, donde se dice que desarrolló su gusto por las drogas duras. Hace 25 años, mientras pasaba una temporada en un centro de desintoxicación en Estados Unidos, conoció a Eva Kemeny, la hija de un rico ejecutivo de Pepsi Cola. Se casaron y tuvieron cuatro hijos que ahora tienen entre 11 y 17 años de edad.

Después de trasladarse a Suiza por razones fiscales, los Rausing acabaron instalándose en Inglaterra en los años ochenta. Aunque tienen casas por medio mundo, el patriarca Hans, de 86 años, sigue teniendo su residencia familiar en la campiña británica, en una finca de 365 hectáreas en East Sussex, al sur de Londres.

Los problemas de Hans K y Eva con las drogas se convirtieron en un asunto público en 2008, cuando a ella le encontraron drogas duras en el bolso cuando asistía a una recepción en la embajada de Estados Unidos en Londres. El subsiguiente registro de su mansión familiar en Cadogan Place permitió hallar una importante cantidad de cocaína y la pareja fue detenida. No llegaron a ser procesados: sus abogados pactaron el cierre del caso con la condición de que se sometieran a un tratamiento de desintoxicación.

Desde entonces, la pareja ha vivido casi recluida en su mansión, abandonando su hasta entonces activa vida social. Parece claro ahora que sus problemas con las drogas no acabaron entonces. Los padres de ella emitieron un comunicado declarándose “destrozados” por su muerte, describiéndola como “devota esposa durante 20 años y madre de cuatro amados y extraordinarios hijos” y subrayando como “luchó con valentía durante años con sus problemas de salud”.