Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Modesto Lomba: “El presidente del COE es el peor enemigo de España”

La marca rusa BoscoSport presenta la que dice es la versión definitiva del uniforme olímpico español

Desde el COE “ni confirman ni desmienten” que esta sea la equipación que luzcan en los Juegos de Londres dentro de un mes

Diseñadores y productores, indignados ante esta “agresión a la marca España”

El nuevo uniforme del equipo olímpico español, de la firma rusa BoscoSport

“Los deportistas españoles son los mejores del mundo, pero van a ser los peor vestidos”. Modesto Lomba, presidente de la Asociación Creadores de Moda de España (ACME), no alberga dudas tras contemplar la última versión del uniforme olímpico español, que se dio a conocer ayer a través de una información de TVE. La primera opción, difundida hace dos meses, desató la polémica por su estética, como poco, incómoda. “La gente piensa que es una broma”, comentó entonces el presidente de la Federación Española de Empresas de la Confección (Fedecon), Ángel Asensio. No fue el único en criticarla. BoscoSport, la marca rusa que produce de forma gratuita esta equipación, reaccionó asegurando que solo se trataba de un boceto. Su director, Mikhail Kusnirovich, adelantó a EL PAÍS que trabajaban en una alternativa basada “en un estudio profundo del folclore español”.

Y de ahí este nuevo diseño que, según la firma, cuenta con el visto bueno del Comité Olímpico Español. Aunque desde el organismo deportivo responden que no pueden “confirmar ni desmentir” que este vaya a ser el atuendo que llevarán finalmente los atletas españoles, ya que no han hecho “ninguna presentación oficial”.

A un mes del comienzo de los Juegos de Londres, cabría esperar que las 50 piezas que componen el equipamiento de cada uno de los 270 deportistas estuvieran ya fabricadas y, por lo tanto, sancionadas por el COE.“No puedo decir ni que sí ni que no, solo que los uniformes aún no están en España”, explica su jefe de prensa, José María Bellón. Luego existe la posibilidad de que, por ejemplo, el tenista Rafael Nadal y la nadadora Mireia Belmonte tengan que competir desnudos. Una opción que, a juzgar por el pulso de las redes sociales, muchos apoyarían frente a ese traje ochentoso y esa suerte de vestido monjil -abanico y flor en el pelo incluidos- con los que la empresa rusa propone que desfilen en la ceremonia inaugural.

ampliar foto
El boceto previo de BoscoSport, que suscitó la polémica entre los diseñadores españoles

“Pero lo realmente grave no es que sean feos: es que en un país donde hay seis millones de parados, una industria textil fuerte y decenas de diseñadores se encargue la creación y producción de ese símbolo a una empresa rusa que lo único que quiere es promocionarse en nuestro país. Es una patada a la marca España, una agresión, y proyecta la imagen de que no somos competitivos ni creativos. Justo lo que nos hace falta en este momento. El presidente del COE es el peor enemigo de España”, sentencia Lomba.

El responsable de ACME considera que el objetivo ahora es llegar a un acuerdo para evitar que la historia se repita en los Juegos Olimpicos de Río 2016. La Asociación de Creadores de Moda y Fedecon están, en palabras de Lomba, dispuestos a ofrecer su trabajo de forma gratuita. Pero el COE recuerda que el contrato firmado con BoscoSport en 2010, por el que se le concedió -sin concurso público de por medio- la fabricación del uniforme, se extiende hasta 2016. El secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, reunió a ACME, Fedecom y COE para tratar este tema, entre otros, sin aparentes resultados.

Desde el Comité Olímpico Español no entienden el porqué de la indignación de las asociaciones de creadores y productores. Según cuenta su jefe de prensa, Chema Bellón,"ningún diseñador, ni marca o fabricante español se acercó al COE con ninguna propuesta. Mientras que Bosco lo hizo con una inmejorable". En palabras de Bellón, la empresa rusa no solo diseña y produce los uniformes –valorados en 1,5 millones de euros- de forma gratuita sino que también es patrocinadora del equipo olímpico con una aportación de 250.000 euros.