Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joaquín Cortés, ante el juez por una denuncia de apropiación indebida

Un grupo de inversores le reclaman 600.000 euros que iban a ser destinados a un local de flamenco que abriría el bailaor

Joaquín Cortés a su llegada hoy al juicio. GTRES

Joaquín Cortés se ha sentado en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid acusado de apropiarse de cerca de 600.000 euros que iban a ser destinados a un local de flamenco en la calle Toledo de Madrid y que finalmente no se puso en marcha.

El juicio es consecuencia de una querella presentada en 2003 por unos inversores que iban a poner dinero en el negocio que iba a ser dirigido por el bailaor, su hermana y el apoderado de la empresa. A pesar de que la Fiscalía no acusa, la causa sigue adelante por la acusación particular.

En una breve comparecencia esta mañana ante el juez, el bailaor ha declarado: "No sé nada. Yo como artista solo me dedico a bailar. Con esos señores no hablaba. Desconozco todo este tema".

Según el fiscal, los hechos arrancan en octubre de 1998 cuando los representantes de la sociedad' Gitana Producciones' y 'Gaviota Morena S.L., entre los que figuraba Joaquín Cortés, firman un documento con la sociedad 'G.Export S.A.' para llevar a cabo un proyecto empresarial al que denominan 'Proyecto Gitana'.

Para ello, suscriben el capital por partes iguales y a tal fin 'G.Export' se comprometió a entregar cerca de 600.000 euros para contribuir a la financiación de las obras. Según el fiscal, el proyecto inicial fracasó por factores externos y fueron surgiendo discrepancias en torno a las exigencias de realizar nuevas aportaciones dinerarias para culminar el proyecto.

Finalmente, G Export S.S. reclamó las cantidades entregadas, exigiendo la resolución del contrato, sin que "pueda constatarse que la parte querellada se apropiase o desviase de las cantidades reseñadas, hacia otros fines, que los previstos en el contrato".