Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nieto del Rey usaba una escopeta prohibida a niños de 13 años

Felipe Juan Froilán permanecerá ingresado varios días tras ser operado del pie derecho

Los Príncipes de Asturias visitan a Felipe Juan Froilán en el Hospital ATLAS

Felipe Juan Froilán Marichalar Borbón, el nieto mayor de los reyes de España, hijo de la infanta Elena y de Jaime de Marichalar, se recupera “favorablemente” de una herida en el pie derecho, consecuencia del disparo que él mismo se propinó.

Ayer la Reina, a la salida de la clínica Quirón de Madrid, donde se encuentra ingresado el pequeño, intentó quitar hierro a lo sucedido. “Son cosas de niños”, dijo. La infanta Elena, a su lado, se mostró esperanzada en su recuperación. “Los médicos nos han tranquilizado”, informó. Pero a la pregunta de cómo sucedió el accidente se limitó a decir: “Yo no estaba con él. Estaba con su padre”.

Marichalar, de momento, guarda silencio, aunque ayer se le vio llevar a su hija Victoria al colegio con gesto muy serio. La responsabilidad de lo sucedido es suya, ya que el niño estaba a su cargo en esos momentos. Fuentes de la investigación señalan que la escopeta de calibre 36 que portaba el nieto de los Reyes está prohibida para los niños de 13 años.

La Casa del Rey, en la información facilitada, aseguró que Felipe, como le llama su familia, aunque popularmente se le conoce como Froilán, se hallaba en el patio de la finca de Garrejo en Garray (Soria) cuando en un descuido se le disparó la escopeta, un arma de pequeño calibre. El pequeño, según estas misma fuentes, realizaba prácticas de tiro. Sin embargo, ayer la Reina explicó que su nieto estaba "de caza".

El nieto del Rey no tiene aún la edad legal para utilizar armas. La Guardia Civil puede conceder una autorización especial a partir de los 14 años, exclusivamente para la caza o para competiciones deportivas y siempre acompañado de un adulto con permiso de armas. Para obtener el permiso, el menor ha de pasar una prueba de capacitación teórica y otra práctica. En este caso no se dan ninguno de los supuestos. Es la Guardia Civil quien determinará la responsabilidad de lo sucedido a través de un atestado que se abrió en el momento en que el hijo de la Infanta fue trasladado a una clínica de Soria para que se le realizara una cura de urgencia. Al comprobar el alcance de la herida, se decidió su traslado urgente a la clínica Quirón de Madrid, donde era operado el lunes por la noche alrededor de las 10. Cuando el niño llegó su madre le estaba aguardando en el centro hospitalario. La Casa del Rey, tras un primer comunicado informando del accidente, emitió ayer otro en el que detallaba el tratamiento médico. “Según información remitida por los responsables médicos del Hospital Universitario Quirón de Madrid, Felipe Marichalar Borbón fue intervenido quirúrgicamente ayer [por el lunes], como consecuencia de herida por arma de fuego, con orificio de entrada en el dorso del pie derecho, a la altura del cuello del segundo metatarsiano, y orificio de salida al mismo nivel por la planta del pie. Se procedió a la limpieza quirúrgica de la herida y al correspondiente tratamiento con antibióticos. La evolución, en este momento, es favorable, con una adecuada vascularización del dedo afectado”.

Felipe y su hermana Victoria estaban pasando los últimos días de vacaciones con su padre tras comenzar la Semana Santa esquiando con su madre en Baqueira Beret. Tras su separación hace tres años y medio, la Infanta y Marichalar se reparten en el tiempo de descanso a sus hijos.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información