Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No son reales... ¡son de cera!

A poco de cumplir un año de casados, los duques de Cambridge estrenan estatuas en el Madame Tussauds

Ampliar foto
Las réplicas de cera de los duques de Cambridge expuestas en Londres. GETTY

Eran los más esperados, especialmente en Londres. Los visitantes del Museo Madame Tussauds de la capital inglesa no hacían más que preguntar cuándo tendría su merecida escultura la pareja más popular de la monarquía británica: los duques de Cambridge. Pues el momento ha llegado. En honor a su próximo primer aniversario, los dobles de cera de Guillermo de Inglaterra y Catalina Middleton ya son parte de la exposición en cuatro de las sedes de la legendaria galería: las que se encuentran en Amsterdam, Londres, Blackpool y Nueva York.

Las figuras, cuya confección ha costado casi 2.000 euros cada una estarán expuestas a partir del miércoles simultáneamente en las tres ciudades y están vestidas con réplicas idénticas de los diseños que ha utilizado Kate Middleton en diversas ocasiones especiales. La estatua de Londres, por ejemplo, lleva el ya icónico vestido azul de Issa que utilizó el día en que la pareja anunció su compromiso. En todas las figuras, el anular derecho de la duquesa está adornado con una copia del anillo de zafiro que el príncipe le regaló en esa ocasión y que perteneció a su madre, Lady Di.

“La reina es la atracción más popular hasta ahora, pero desde que empezó la fiebre de la boda real, los espectadores se han acercado cada vez más a la figura de Guillermo, que estaba solo. Esperamos que en adelante, los duques sean los más visitados”, ha comentado una portavoz de la sede británica a The Daily Telegraph. La llegada de turistas durante el fin de semana de Pascua es la razón por la que se ha elegido esta fecha para el estreno de tan esperadas figuras.

“Creamos la escena del anuncio del compromiso a la prensa”, ha explicado Louis Wilstshire, el escultor responsable de la cabeza de la princesa Catalina, “porque ambos tenían una expresión muy especial: nerviosos, pero felices. Eso era lo que queríamos transmitir”. El equipo de más de 30 personas que trabajó en las réplicas de cera encontró su inspiración en los cientos y cientos de fotos que se publicaron en aquel momento. “Tardas aproximadamente cinco semanas en esculpir la cabeza, y otras cinco en el resto del cuerpo”.

El palacio de Buckingham colaboró con la creación de las estatuas entregando a los artistas las medidas exactas de la pareja real. Cada una de las proporciones utilizadas en las figuras era cuidadosamente comparada con las de la realidad.