Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consumo de cocaína influyó en la muerte de Whitney Houston

La familia lamenta el resultado final de la autopsia

Ampliar foto
Whitney Houston, en octubre de 2009. REUTERS

La autopsia ha confirmado que Whitney Houston había consumido cocaína la noche en la que falleció, el pasado 12 de febrero, según los resultados del informe forense, que se hizo público este jueves. Tanto la cocaína como un trastorno cardiovascular que sufría la artista contribuyeron a su muerte, apunta el informe forense.

Patricia Huston, cuñada y representante de la artista, ha emitido un comunicado en nombre de la familia en el que se asegura que esta "se muestra aliviada por que se haya llegado al final de la investigación" y "lamenta el resultado de los análisis".

La causa directa del fallecimiento, no obstante, fue por ahogamiento accidental. La intérprete, de 48 años, fue hallada sumergida en la bañera de un hotel de Beverly Hills, donde se alojaba para tomar parte en la ceremonia de entrega de los premios Grammy.

En el cuerpo de la cantante se encontraron restos de cocaína y marihuana, además de medicamentos como alprazolam (comercializado en España como Trankimazil) y difenhidramina (un antihistamínico que se vende sin receta médica).

El forense de Los Ángeles determinó que la cantante murió por un paro cardíaco causado por el consumo de cocaína, según señala su informe, en el que aclara que fue esta droga, y no el resto de las que ingirió, lo que pudo propiciar el ahogamiento. El escrito indica que los niveles de cocaína encontrados en el cuerpo de Houston descartan una posible sobredosis. El informe definitivo estará listo en dos semanas, ha indicado.

La intérprete, de 48 años, fue encontrada inconsciente en la bañera de un hotel de Beverly Hills, donde se alojaba para tomar parte en la ceremonia de entrega de los premios Grammy. En el baño se encontraron restos de pastillas. En aquel momento ya se especuló con que las drogas estaban detrás de su muerte.

Los problemas de Houston con las drogas eran conocidos. En 2009 la cantante había reconocido en un programa de televisión sus adicciones pero aseguró que ya estaba recuperada. Su confesión coincidió con su reaparición tras siete años de silencio. Desde entonces los rumores de recaídas no dejaron de acompañar a la diva, que alcanzó la cima de la popularidad con la versión de la canción I Will Always Love You.