Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDITORIAL

Derrota de Correa

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha decidido indultar a los directivos y al periodista del diario El Universo condenados a penas de prisión y fuertes multas por un delito de injurias contra él. No se trata de un gesto de magnanimidad por parte de Correa, sino de una derrota en su intento de silenciar la crítica en Ecuador. Las reacciones internas e internacionales, tanto por parte de Gobiernos democráticos de todo el mundo como de la sociedad civil, han impedido al presidente ecuatoriano perpetrar un grave atentado contra la libertad de expresión. Correa tiene derecho a que se respete su honor y la prensa la obligación de respetarlo, pero tras el carácter ejemplarizante que los tribunales ecuatorianos quisieron imprimir en la sentencia contra El Universo latía otro propósito: demostrar el peso del Ejecutivo en la administración de justicia de modo que se generalizara una actitud de autocensura entre los medios.

El indulto de Correa no devuelve al punto de partida las relaciones de su Gobierno con la prensa. El presidente ecuatoriano ha dejado al descubierto hasta dónde está dispuesto a llegar en el castigo a las voces críticas. Gracias a ello, la comunidad internacional y sectores internos hasta ahora expectantes han constatado la naturaleza del régimen político que quiere para Ecuador. No es un régimen distinto al de otros países que, como Venezuela, olvidan deliberadamente que los sistemas democráticos no solo exigen legitimidad de origen sino también de ejercicio. Es esta última la que se viola cuando se intenta cerrar periódicos y encarcelar periodistas mediante condenas ejemplarizantes, en las que además se deja traslucir con intención la influencia del Ejecutivo. Esta manera de proceder ha desdibujado la razón que le asistía al presidente de Ecuador al defenderse de unas graves acusaciones sin pruebas.

El espacio de libertad abierto tras estos avatares judiciales debe mantenerse y ser utilizado con rigor y responsabilidad.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.