Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anxo Lorenzo, de Política Lingüística a Cultura

Desaparece la Dirección Xeral do Libro y continúa el responsable de Patrimonio

El sociolingüísta Anxo Lorenzo (Vigo, 1964) se ocupará del negociado cultural en la nueva Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria. El ya ex responsable de Política Lingüística, cercano a los socialistas y a favor de la inmersión lingüística en gallego hasta que lo llamó Feijóo, fue el dique de contención del PP durante la polémica implantación del Decreto do galego en la escuela.

Su perfil entonces, según los allegados, pudo servir para suavizar la intención del decreto, pero en las escuelas públicas pasó de impartirse un mínimo del 50% de materias en gallego a una distribución, también teórica, de un tercio para el idioma propio y otro tanto para castellano e inglés.

Los nombramientos de Anxo Lorenzo como secretario xeral de Cultura y de Jesús Oitavén Barcala, nuevo factótum de la macroconsellería como secretario xeral técnico, en sustitución de Antonio Fernández-Campa, se unen al cese de Francisco López Rodríguez como director xeral do Libro, Bibliotecas o Arquivos, que desaparece del organigrama. En la otra dirección xeral que había, Patrimonio, continuará José Manuel Rey Pichel, nombrado para el cargo por el conselleiro cesante, Roberto Varela. Queda pendiente de nombramiento en un nuevo Consello de la Xunta del secretario xeral de Política Lingüística.

Lorenzo, licenciado en Filoloxía Hispánica y doctor por la Autónoma de Barcelona, es profesor en la Universidad de Vigo desde 1992. En su ámbito de trabajo, dirigió durante cinco años el Servizo Lingüístico de la Universidad de Vigo y participó en el diseño del Plan Xeral de Normalización, siempre inactivo, hasta la llamada del PP en 2009.

Con su nombramiento se aclara la duda de quién podría ser la persona -cercana a la cultura y próxima al PP- que podría aligerar el pesado equipaje de Jesús Vázquez, el nuevo conselleiro, significado en la implantación del Decreto do galego contra el criterio filológico y de toda la comunidad educativa.