Currás y Farjas abandonan la Xunta para incorporarse al segundo escalafón del Gobierno de Rajoy

Feijóo prepara una crisis de Gobierno para la próxima semana

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, prepara una remodelación del Gobierno que, según fuentes de su entorno, anunciará la semana próxima. Son seguras las salidas de las conselleiras de Sanidade, Pilar Farjas, y de Facenda, Marta Fernández Currás, ambas para formar parte del segundo escalafón del Gobierno de Mariano Rajoy. Farjas ocupará la secretaría general del Ministerio de Sanidad que preside Ana Mato. Currás se incorpora al gabinete de Cristóbal Montoro. El mutismo en el entorno de Feijóo es total, de momento no han trascendido los nombres de las posibles sustitutas (han de ser mujeres para que el Ejecutivo cumpla la ley de igualdad autonómica) y ni siquiera está descartado que haya otros relevos en las consellerías.

Durante los dos años y medio que lleva al frente del Sergas, Farjas ha protagonizado algunas decisiones polémicas, como la suspensión de las tarjetas sanitarias a los parados de larga duración. Cuando saltaron las primeras denuncias de los pacientes, su departamento negó primero esas acusaciones para culpar posteriormente al Instituto Nacional de la Seguridad Social. Esa crisis llevó al propio presidente de la Xunta a admitir "cierta descoordinación" entre el Sergas y el Gobierno central. Este mismo departamento anunció que desde enero pasará a cobrar 10 euros por la renovación de las tarjetas sanitarias, si bien, lejos de admitir que se trate de un copago, la explicación oficial alegó que se perdían unas 100.000 cada año en Galicia.

La todavía conselleira fue asimismo la impulsora del catálogo priorizado de fármacos por el que el Gobierno gallego ha pasado a financiar solo las medicinas más baratas para cada dolencia. Dicha iniciativa se topó con el rechazo frontal del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que recurrió el catálogo ante el Tribunal Constitucional alegando que invadía competencias del ministerio.

Desde que era líder de la oposición, Mariano Rajoy no se ha cansado de glosar los beneficios de esa propuesta gallega (el Sergas calcula que ahorra 300.000 euros al año) y se comprometió a tomar a la Xunta como ejemplo para su política farmacéutica. Ese es uno de los motivos que propician la marcha de Farjas a Madrid para convertirse en número dos del ministerio que preside Ana Mato.

Fernández Currás ejerció como interventora de la Xunta con el bipartito pero dejó el cargo tras chocar con el entonces conselleiro de Economía José Ramón Fernández Antonio. Feijóo la recuperó para la Xunta donde ha ejercido estos dos años y medio como estricta guardiana de las cuentas públicas. Suya fue la iniciativa de fijar por ley el techo de gasto de Galicia, la primera comunidad en establecer este límite al Presupuesto. En el convulso proceso de fusión de las cajas, se enfrentó a los históricos gestores de Caixa Galicia y Caixanova para vencer sus resistencias a la integración de ambas entidades. Antes de asumir el cargo de interventora con el Gobierno de Touriño, ejercía como inspectora de Hacienda responsable de fiscalizar grandes patrimonios.

Además de Farjas y Currás, otro gallego, el último delegado del Gobierno en Galicia en tiempos de Aznar, Arsenio Fernández de Mesa, pasará a dirigir la Guardia Civil que en el Ejecutivo de Rajoy vuelve a tener mando propio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS