Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos reclaman redefinir la cartera de servicios con criterios coste-efectividad

Reivindican agencias de evaluación independientes para definir criterios clínicos universales

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB), Miquel Vilardell, ha reclamado este jueves una redefinición de la cartera de servicios sanitarios en función de criterios de coste-efectividad, fruto del análisis de una agencia de evaluación independiente, que podría descartar algunas prestaciones existentes y añadir otras de nuevas efectivas.

Desde hace unos meses el COMB ha promovido el Foro de la Profesión Médica, que ha recogido la opinión de 320 facultativos que han elaborado propuestas para la sostenibilidad y mejora del sistema sanitario público, entre las que se cuentan la redefinición de la cartera, sobre la que Vilardell ha comentado que falta introducir más cosas de las que sobran.

En el documento, los médicos también reclaman que una agencia de evaluación se encargue de describir guías de práctica clínica universales no sesgadas por los intereses de la industria para protocolizar la actuación médica adecuada para las diversas dolencias.

El texto, que guarda un gran parecido con el Plan de Salud de la Generalitat presentado esta semana, pone encima de la mesa la necesidad de alcanzar un gran pacto de Estado sobre recursos y financiación y el establecimiento de una cartera de servicios básica igual para todas las comunidades, y así evitar inequidades. Según el vicepresidente del COMB, Jaume Padrós, el gran pacto debería ser semejante al de Toledo sobre el mantenimiento de las pensiones, e integrar asociaciones, políticos, agentes y ciudadanos.

Vilardell y Padrós se han felicitado por la coincidencia con el plan sanitario del Gobierno catalán, que se ha elaborado en paralelo, pero han recordado que el Colegio de Médicos se ha mostrado crítico con los recortes que, según Vilardell, han introducido medidas precipitadas que "no pasa nada por echar atrás".

En términos generales, el Foro de la Profesión Médica, que continuará su debate de aportaciones para el sistema, pide que una reordenación del mapa sanitario, poniendo especial acento en que ningún territorio quede desprovisto de atención sanitaria y que no se genere inequidad. Además, reclama una reordenación de los servicios de alta complejidad sin que se den desequilibrios territoriales y aumentar el papel de la atención primaria como puerta de entrada al sistema sanitario y que el enfermo evite peregrinaciones innecesiaras.

Entre las propuestas, también se encuentra una red de atención mental única y un plan estratégico de la docencia para que los programas de los médicos internos residentes (MIR) en formación se puedan cumplir bien. Tras pedir un mayor número de camas de subagudos y una mayor coordinación entre la gestión sanitaria y social, Vilardell ha evidenciado la necesidad de más recursos financieros para el sistema, si bien no se ha decantado por ninguno, a la espera de que lo hagan los políticos.

Sobre la propuesta de la Generalitat de aplicar una tasa por receta farmacéutica a partir de 2012, se ha limitado a reiterar que esta medida debe tener en cuenta las rentas más bajas. Ambos dirigentes del COMB han apelado la responsabilidad para que no se pierda el "elemento de confianza" entre el sistema sanitario y los profesionales, y han defendido que el médico necesita un marco de estabilidad y tranquilidad para trabajar y generar un clima de confianza.

"El médico puede estar triste", pero siempre actúa para prestar la máxima calidad en la asistencia, ha ejemplificado el asesor del Ejecutivo catalán en materia sanitaria y autor del libro Ser médico. Éste ha pedido que se tenga en cuenta que los médicos han asumido ya muchos sacrificios salariales, en forma de reducción del sueldo y complementos por el cierre de quirófanos por la tarde, teniendo en cuenta también que los sanitarios catalanes tienen un sueldo base a la cola de España y Europa.