Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre congela las cuentas de 2012 al desconfiar de los ingresos del Estado

La Comunidad de Madrid crea un fondo de contingencia de 2.567 millones, que podría elevar el presupuesto un 15%, ante la falta de concreción del Gobierno central

Los presupuestos de la Comunidad de Madrid para 2012 probablemente sean los más imprecisos de los últimos años. Desde el Gobierno regional hablan de "incertidumbre", "prudencia", de que los han hecho "a ciegas". Lo cierto es que Percival Manglano, consejero de Economía y Hacienda, presentará hoy unas cuentas congeladas. Mantendrá la misma cifra de gasto que el año pasado. El presupuesto del año que viene ascenderá a 17.048 millones de euros, el mismo que este año ?teniendo en cuenta la consolidación de Mintra e Imade, dos de las empresas públicas que este año absorbió la Comunidad?. Los presupuestos regionales abandonan tres años de caídas. Desde 2008, las cuentas autonómicas se han rebajado un 12%.

La culpa de esta "incertidumbre" está en la falta de concreción del Estado, sostienen desde el Gobierno regional. El Ministerio de Economía no ha confirmado los ingresos que aportará el año que viene a la Comunidad de Madrid, que representan un 70% de los recursos de la región. El Ejecutivo central no ha presentado, ni siquiera ha prorrogado los presupuestos y por eso desconoce el importe de las transferencias que hará a las comunidades autónomas.

Pero las regiones sí tienen una vaga previsión de los ingresos estatales. En el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) celebrado el pasado 27 de julio, el ministerio entregó a Percival Manglano, titular de Hacienda de Madrid, un sobre con una cifra estimativa de ingresos. Era muy superior a la que había recibido en años anteriores. En 2012 se produce la liquidación que realiza el Estado por las entregas a cuenta que hace a las comunidades por su participación en los diferentes impuestos (el 50% de IRPF, el 50% de IVA y el 58% de los impuestos especiales) y el ajuste de cuentas resulta favorable a Madrid, según el escenario económico que dibujó el Estado.

El problema es que el Ministerio de Economía no ha confirmado esa cifra. De hecho, ha reconocido que no es definitiva. Y esa situación siembra la duda en la Comunidad de Madrid sobre la cifra real de sus ingresos.

Para salvar esa "incertidumbre", el Gobierno regional, que preside Esperanza Aguirre, ha decidido ajustar su presupuesto a la misma cifra del año pasado. A la vez ha creado un fondo de contingencia, de 2.567 millones de euros, para reconocer los supuestos ingresos adicionales que debería recibir del Estado en caso de confirmarse las primeras previsiones. "A la espera de que el próximo Gobierno central que salga de las urnas el 20-N modifique las estimaciones de crecimiento", señalan en la Hacienda regional. Las encuestas sugieren una victoria del PP y en la Comunidad de Madrid consideran que con un Ejecutivo afín podrán obtener más recursos. Pero el escenario económico adverso hace pensar que no podrán hacer uso de ese fondo.

En el caso de que pudieran disponer de este presupuesto B, las cuentas regionales podrían crecer hasta un 15%. Además, una parte importante de las arcas madrileñas serían opacas porque el destino de ese gasto no ha sido identificado en los presupuestos, ni ha pasado por la Asamblea. Solo sería verificable tras su ejecución.

Las cuentas tampoco recogen los efectos derivados de la supresión de duplicidades entre Administraciones madrileñas. Sobre la mesa ya está acordado que el Ayuntamiento de Madrid cederá la gestión de Metro a la Comunidad por 140 millones al año.

Además, el presupuesto de 2012 recoge el recorte de entes y empresas públicas que practicó Aguirre el año pasado. Esta medida supondrá un ahorro de 531 millones de euros, un 13,2% menos de gasto que el año anterior. La consejería de Economía y Hacienda asegura que el 86,1% del gasto de 2012 irá destinado a "servicios públicos esenciales: Sanidad, Educación, Servicios Sociales y Transportes".

Las cuentas de 2012 también mantienen las rebajas fiscales aplicadas otros años. Fuentes del Gobierno regional remarcan que no incluyen los efectos de la privatización de Metro, ni del Canal. La situación económica nacional marcará el futuro de las cuentas regionales. Mientras tanto, "incertidumbre".