Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Islámica de Melilla organiza una protesta contra los controles alimentarios en la frontera con Marruecos

Unos mil musulmanes caminaron esta tarde desde la Mezquita Central hasta la Plaza de España

Convocados por la Comisión Islámica de Melilla (CIM) unos mil musulmanes melillenses caminaron hoy sábado, al terminar la oración del Assar, desde la Mezquita Central hasta la plaza de España, para protestar por la prohibición de importar, para consumo propio, carne, pollo, lácteos y pescado de Marruecos donde lo suelen comprar porque sus precios son inferiores a los de España.

Es la primera vez que esta institución religiosa, que reagrupa a la mayoría de las asociaciones musulmanas de la ciudad autónoma, convoca una manifestación que ha contado con el apoyo de Coalición por Melilla, la oposición musulmana al Partido Popular en la Asamblea de Melilla.

Al grito de "¡Delegado dimisión!" el cortejo pidió la renuncia de Antonio María Claret porque el "exceso de celo" de la Guardia Civil ha cortado de raíz esa costumbre instaurada desde hace años. Los "contrabandistas" melillenses han visto no solo su comida incautada sino que han sido multados en virtud de un real decreto de 1993 sobre las "vacas locas".

Claret asegura que en las fronteras de Melilla se hacen "exactamente los mismos controles que los que se hacían antes". "Ni los hemos cambiado, ni los hemos modificado en nada", sostiene ante la prensa local. La CIM ha convocado, no obstante, una nueva manifestación el próximo sábado, de nuevo al acabar el Assar, que consistirá en una caravana de coches que partirá de la Mezquita Central hasta el puesto fronterizo de Beni Enzar.