Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Va por usted, duquesa"

Cayetano Rivera Ordóñez brinda a Cayetana de Alba su segundo toro en Ronda.- "Que sea muy feliz cuando se case", le dijo el torero

La duquesa de Alba ha sido hoy la reina indiscutible de la corrida goyesca de Ronda. Su reinado comenzó en el momento en que el torero Cayetano Rivera anunció que la había elegido para que ideara y diseñara el traje que debía lucir en el festejo central de la feria rondeña.

El diestro ha agradecido a la aristócrata su trabajo y su cariño al brindarle su segundo toro. "Va por usted, duquesa. Que sea muy feliz cuando se case", le ha dicho Rivera a Cayetana de Alba. El torero será uno de la veintena de invitados a la boda de la duquesa.

La mañana amaneció nublada y fresca, lo que no fue impedimento para que Ronda se poblara poco a poco de foráneos, gente bien, algunos políticos y menos famosos. Será por la crisis económica, sin duda, pero hace algunos años que los famosos en esta ciudad forman parte más del imaginario colectivo que de la realidad.

Una legión de fotógrafos y periodistas de todo pelaje pululaban por las calles a la busca y captura de alguna 'presa' periodística. Todos sabían dónde almorzaba la duquesa, pero dedicaron las primeras horas a fotografiar a Javier Arenas y a una amplia representación del Partido Popular rondeño -gobernante en la ciudad-, andaluz y nacional, pues el presidente del partido en Andalucía estuvo acompañado por los ex ministros Cristóbal Montoro y Pilar del Castillo, mezclados todos ellos entre la charanga ruidosa de la feria popular.

A la hora de la comida se impone el turno de guardia en el restaurante donde almorzaban la duquesa y su prometido, Alfonso Díez, quienes se acercaron a la plaza en coche para guarecerse de la agobiante marabunta de curiosos que pretendía verlos, tocarlos y felicitarlos por su enlace matrimonial.

A las cinco de la tarde, treinta minutos antes del comienzo del festejo, no cabía un alfiler en los alrededores de la plaza. En el ruedo, tres calesas ocupadas por señoritas ataviadas con el traje rondeño amenizan la espera. Pocos después, llegan los toreros en coches de caballos. Suenan los clarines y se inicia el paseíllo. La centenaria plaza rondeña está llena hasta la bandera. Es el momento en que la novel diseñadora podrá contemplar en directo su creación artística. Ahí aparece todo ufano Cayetano enfundado en un traje tradicional de estilo rondeño de color rosa mexicano y negro, que prescinde de la corbata y la sustituye por un pechero de encaje del siglo XVIII.

Comienza la corrida. Camuflados entre el gentío los consejeros de Cultura y Gobernación de la Junta de Andalucía, Paulino Plata y Francisco Menacho, respectivamente; la ex ministra Soledad Becerril; el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y las modelos Raquel Revuelta y Eva González, novia ésta de Cayetano.

La reina de la fiesta y su novio disfrutan del festejo en la primera fila del tendido. Es la corrida de la consagración de Cayetana como diseñadora. La tradición de la corrida goyesca sigue viva.