Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TURISMO CONFLICTIVO EN LA COSTA BRAVA

Graves altercados en Lloret de Mar acaban con 20 detenidos

El alcalde de la población promete cambios en la política turística del municipio

Los enfrentamientos entre jóvenes turistas y agentes de policía no dan tregua en la zona de discotecas de Lloret de Mar (Girona). Esta madrugada, la policía catalana ha detenido a 20 jóvenes por causar desórdenes después de que varios centenares provocaran nuevos altercados a las puertas de una discoteca de la población de la Costa Brava. Los enfrentamientos han desembocado en una batalla campal que duró tres horas y en la que intervinieron ocho furgonetas de los Mosssos d'Esquadra y una de la Policía Local de Lloret.

El Sistema de Emergencias Médicas tuvo que atender a 22 personas por contusiones, nueve de ellos mossos, e intoxicación etílica. Siete de los heridos tuvieron que ser atendidos en el hospital de Blanes (Girona). Entre los jóvenes detenidos, de entre 18 y 22 años, hay 13 franceses, tres alemanes, dos holandeses, un suizo y un esloveno.

Los hechos empezaron alrededor de las dos de la madrugada cuando en la Megadisco Colossos de Lloret de Mar, llena con unas 1.800 personas, se interrumpió el fluido eléctrico. Para seguir la fiesta, en la que tocaba el conocido dj Tiesto, se puso en marcha un generador que suministraba corriente pero no permitía activar el aire acondicionado. El calor en el recinto empezó a alterar los nervios de los jóvenes, la mayoría turistas, y a provocar algunas lipotimias.

Ante la situación se abrieron las puertas de emergencia para que la gente pudiera salir. Fuera, muchos otros jóvenes aguardaban poder acceder a la discoteca cuya entrada estaba custodiada por la policía, que impedía el acceso ya que el local estaba lleno. La salida de los que estaban dentro y el deseo de los que fuera porentrar ha acabado provocando enfrentamientos entre los jóvenes. La intervención de los agentes de la Brigada Móvil (Brimo) y el Área de Recursos Operativos (Arro) de los Mossos d'Esquadra, además de los de seguridad ciudadana y la Policía Local de Lloret de Mar ha desembocado de una batalla campal entre turistas y fuerzas del orden público, que se convirtieron en la diana de los jóvenes que les lanzaron botellas y todo tipo de objetos además de prender fuego a papeles y contenedores y romper cristales.

Cruce de declaraciones

Ante la dimensión de los incidentes, el consistorio de Lloret de Mar ha hecho público esta mañana un manifiesto que ha leído su alcalde, Romà Codina, quien ha prometido cambios en la política turística de la población. "Estamos indigandos. Ya basta. Las cosas tienen que cambiar. Los incidentes de la pasada noche marcan un punto de inflexión. No permitiremos que vuelva a pasar. No estamos contra el ocio nocturno, pero hay una partedel empresariado que tiene un modelo no sostenible".

Codina ha asegurado que el consitorio se replanteará las ordenanzas municipales para poder controlar la situación y ha anunciado que se intensificarán las inspecciones para controlar la venta de alcohol a menores, los aforos de los locales, que estos se ajusten a la normativa medioambiental y que se vigilará la venta ambutante. También ha anunciado que se elaborará una nueva normativa de civismo.

Por su parte, la patronal del ocio nocturno Fecasarm ha reclamado a las administraciones que emprendan medidas contundentes para "luchar en origen" contra los touroperadores que venden el municipio de Lloret de Mar como una ciudad "donde todo vale" y como un lugar idílico para el turismo de borrachera. Su secretario general, Joaquim Boadas, ha reclamado que no se criminalice al sector porque hay muchos, "la mayoría", que hacen las cosas bien y cumplen con todas las normativas. Por ello, ha anunciado que se personaran como acusación popular contra los 20 detenidos de esta noche.

Boadas también ha afirmado que si se avanza el horario de cierre de las discotecas emprenderán medidas legales al respeto y convocarán un cierre patronal, es decir una huelga, para que se vea el impacto económico negativo que puede tener en Lloret de Mar y otros municipios turísticos la clausura de los locales de ocio nocturno. "Si las discotecas tienen que cerrar a las tres o las cuatro de la madrugada puede ser la ruina para el sector y además implicará el despido del 75% de los empleados", ha expuesto.

En la madrugada del pasado lunes, decenas de jóvenes turistas ya se enfrentaron a botellazos con agentes de los Mossos d'Esquadra y la Policía Local de Lloret de Mar a la hora del cierre de las discotecas. Un hombre de 23 años de nacionalidad francesa fue detenido y ayer fue puesto en libertad con cargos.