Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Localizada en Madrid la menor de Getafe fugada hace cinco días

Unos municipales encuentran a Celia en la plaza de Castilla y la llevan a la comisaría de Tetuán, donde se rencuentra con su familia.- Está bien pero "no para de llorar".- El novio de la joven, detenido cuando intentaba vender el ordenador de la adolescente, queda en libertad con cargos

Ni ha sido un secuestro ni nadie la retuvo contra su voluntad, sino que todo apunta a que se trató de una fuga voluntaria. Celia M. C., la menor de 16 años que faltaba de su domicilio de Getafe (Madrid) desde hace cinco días, ha sido encontrada esta tarde en Madrid sana y salva. Su padre, un amigo de este y su tía y han acudido sobre las 17,25 a la unidad de la Policía Municipal del distrito de Tetuán de la capital para reencontrarse con ella. Allí la habían conducido poco antes unos agentes de una Oficina móvil de Atención al Ciudadano tras localizarla, en torno a las 16.45, paseando en la plaza de Castilla en compañía de otros dos jóvenes varones. La adolescente, según las mismas fuentes, se encuentra bien de salud, aunque "no para de llorar como una magdalena".

"Tiene una rabieta muy fuerte" y está siendo atendida en estos momentos por psicólogos del Samur, ha declarado su padre, Jesús Carpio, que se encuentra "muy contento" de que la pesadilla haya acabado y de estar con ella de nuevo. La adolescente todavía "no ha hablado porque no ha parado de llorar", de modo que no se sabe dónde ha pasado el fin de semana ni, sobre todo, qué pensaba hacer y por qué se fue. Se le perdió la pista el viernes por la tarde, cuando las cámaras de seguridad de la estación de autobuses de Málaga captaron su imagen minutos antes de que presumiblemente tomara un autobús. Fuentes policiales informaron horas antes de su localización de que en las imágenes se veía a Celia bajar de un taxi y encaminarse por su propio pie y sin coacciones hacia la terminal de autobuses malagueña, por lo que no había ningún indicio que permita suponer que la joven estuviera retenida.

Con algo de ropa, 400 euros y un portátil

Según ha contado el padre, parece que cogió el autobús en Málaga hacia Madrid como dijo el joven con el que estuvo en Málaga y que tras ser detenido el sábado cuando intentaba vender el ordenador portátil de la joven esta tarde ha sido puesto en libertad con cargos por un delito de inducción al abandono de hogar de una menor. El padre ha preciado que su localización ha sido posible gracias a las muchas llamadas de alerta recibidas de la capital, en las que varias personas decían haberla visto. Los agentes de Oficina móvil se han acercado a la joven para proceder a su identificación, tras percatarse de que era muy parecida a la chica desaparecida. En el momento en el que los agentes la han visto, la joven estaba en compañía de dos chicos que la familia no sabe quiénes son pero a los que los agentes han pedido sus identidades.

La joven, que mide 1,70 y tiene el pelo negro y ojos oscuros, abandonó su domicilio de Getafe el miércoles con una mochila con algo de ropa, 400 euros y el portátil. Según sus familiares, que denunciaron su desaparición el jueves, se fue de casa aprovechando que su madre había salido a pasear al perro. El viernes por la tarde, se la vio (y se la grabó) en la estación de autobuses de Málaga.

A pesar de que denunció su desaparición, el padre ya admitía que podía tratarse de un enfado. "Eso es lo que creemos, pero no estamos seguros de nada, ya que desde el pasado viernes no se ha conectado a las redes sociales, y eso nos extraña mucho. Ella era una habitual y tenemos miedo de que le haya pasado algo", explicaba ayer apesadumbrado. El último mensaje que dejó la tarde del viernes en la red social Tuenti fue: "Estoy bien y me están tratando muy bien". No obstante, el padre no se fiaba de que hubiera sido la propia joven la que escribiera el mensaje. Los investigadores no consideraban el caso una "desaparición inquietante", a la vista de las declaraciones de los testigos y las pruebas aportadas por las imágenes de las cámaras de seguridad, pero la investigación continuaba abierta y ha culminado con el hallazgo de la joven.

La familia alertó a los agentes de que iba a concertar una cita con un joven, que fue detenido el sábado y puesto hoy en libertad después de que el padre se hiciera pasar por su hija en Tuenti y quedara con el chico, de origen magrebí, en las cercanías del malagueño estadio de fútbol de La Rosaleda. Ambos mantenían una relación sentimental. El joven, que responde a las iniciales Z.C, de 19 años, llevaba el portátil de la joven y, según su versión de los hechos, se lo vendió la propia Celia para conseguir dinero y poder continuar con su fuga. Según las mismas fuentes de la investigación, el arresto del joven está relacionado con unos antecedentes previos, aunque finalmente sí ha sido acusado de inducir a la menor a abandonar su casa.

El chico intentó revender el ordenador, momento en el que fue detenido por la Policía Municipal de Málaga. Según el padre de la joven, el chico dijo a los agentes que "la dejó en la estación de autobuses de Málaga con un billete a Madrid". Para continuar la búsqueda, la policía ha revisado las cámaras de seguridad de varias estaciones, especialmente la de la madrileña Méndez Álvaro.