Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Antonio Sánchez, nuevo director de Telemadrid con el voto en contra de PSM e IU

El Gobierno regional alega que el nombramiento se ha hecho "conforme a los estatutos" y los socialistas exigen que no esté al servicio de Aguirre

José Antonio Sánchez vuelve a los 58 años a la televisión. El que fuera director general de RTVE durante el Gobierno de José María Aznar ocupa desde hoy el máximo cargo ejecutivo de Telemadrid. El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado su designación como nuevo director general de la cadena pública madrileña. El hasta ahora director de coordinación institucional de Telefónica en Latinoamérica sustituye en el cargo a Isabel Linares que llevaba en el puesto desde 2007. El secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha criticado la designación a dedo y ha exigido que el nombramiento sea aprobado por dos tercios de la Asamblea y que no esté al servicio del Ejecutivo regional, sino de los ciudadanos.

"Hay que repensar cómo queremos que sean los medios de comunicación públicos", ha dicho el líder socialista, para quien un ente que se financia con recursos públicos "de todos los madrileños" no puede dedicarse a "hacer campaña y propaganda ideológica de un partido". Sánchez, licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, ha trabajado en el diario Abc y colaborado como columnista en La Razón. Fue propuesto por el Gobierno del PP en 2000 como director general de RTVE hasta que abandonó el puesto en 2004, tras las elecciones. Fue sustituido por Carmen Caffarel, actual directora del Instituto Cervantes. Su pasado hace temer a Gómez, que ha recordado que entre 2002 y 2004 fue "la peor época, de mayor manipulación" de TVE, que Telemadrid continuará por esa senda de manipulación. En respuesta, el vicepresidente y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González, ha dicho que el nombramiento se ha hecho conforme a sus estatutos y, por lo tanto, por los "procedimientos legalmente establecidos". "No hay otro medio de nombrarle si no es conforme al

estatuto de Radio Televisión Madrid vigente", lo ha justificado.

"Ni se consulta, ni se comparte, ni se consensúa"

El consejo de Administración de Telemadrid eligió a última hora de ayer a Sánchez por mayoría absoluta, con los votos del PP (10 consejeros) y la oposición de PSOE (cinco) e IU (dos). En un comunicado, la cadena pública de Madrid destacó su "alta cualificación y dilatada actividad profesional en medios de comunicación social".

Los consejeros de IU explicaron en un comunicado que no habían apoyado la propuesta de José Antonio Sánchez porque esta decisión "ni se consulta, ni se comparte, ni se consensúa". La coalición de izquierdas madrileña ha precisado además que "aunque la persona propuesta merece como todo el mundo un periodo de gracia, su trayectoria no invita al optimismo". Esta mañana, el PSOE ha explicado que votó en contra porque su designación no ha estado consensuada. En un comunicado, los consejeros socialistas señalan que no se valoraron "los méritos del candidato ni su idoneidad para el cargo" y afirman que el PP no consensuó el nombre del director general y no lo sometió a la elección cualificada por la Asamblea.

Sánchez sumirá la gestión de la televisión autonómica madrileña en uno de sus peores momentos, tanto en términos económicos como de audiencia (ronda el 6% de cuota de pantalla, muy por debajo de la media de las autonómicas). Su deuda acumulada es de 230 millones. Su presupuesto es de 158 millones y su plantilla, de 1.176 trabajadores.

Planes privatizadores

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha expresado en varias ocasiones su intención de privatizar Telemadrid. Esta opción no es posible, de momento, porque lo impide la Ley General Audiovisual. El Partido Popular ya ha anunciado su intención de modificar esta norma para poder ceder a la empresa privada la hasta ahora televisión pública. De momento, la Asamblea de Madrid ha optado por reducir el número de consejeros (de 21 a 18). Los nombramientos corresponden a los grupos parlamentarios y son proporcionales al número de escaños, salvo en el caso de UPyD. Su portavoz en la Asamblea de Madrid, Luis de Velasco, renunció al puesto que les corresponde.

El Gobierno de Aguirre, a diferencia de otras autonomías como Cataluña o Andalucía, sigue designando al director general a dedo. Así ha ocurrido en la elección de José Antonio Sánchez.