Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una joven muere apuñalada en un hostal de Fuengirola

La policía ha detenido a un huésped del establecimiento, de 30 años, por el crimen.- El recepcionista desarmó al supuesto homicida y un policía en prácticas, también alojado, le detuvo

Una joven sueca de 19 años murió anoche tras sufrir un ataque en la habitación que ocupaba en un céntrico hostal de Fuengirola (Málaga) y en el que también resultó herida de gravedad una amiga suya.

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 30 años y origen magrebí por el crimen. Los investigadores trabajan ahora para esclarecer la forma en la que el sospechoso accedió a la habitación de las dos chicas de madrugada.

Las mujeres llevaban varios días hospedadas en el apartamento 505 de este negocio hostelero, situado en la avenida Condes de San Isidro, en pleno centro de la localidad. Los investigadores creen que el sospechoso intentó abusar sexualmente de ellas y que, al no conseguir su propósito, las agredió con un cuchillo de cocina.

Sobre las 3.30, una serie de gritos alarmó al recepcionista y a otro de los huéspedes, un policía en prácticas que estaba de vacaciones y dormía en la cuarta planta. Ambos subieron a la quinta planta para ver lo que estaba pasando. "Primero llegó Antonio, el recepcionista, que le echó valor y le quitó el cuhillo al agresor", relata Deon Carlos Lombardi, propietario del hostal.

Entre el empleado y el policía en prácticas redujeron al sospechoso y pusieron a salvo a la chica, también de 19 años. "Apenas sabía español, pero pedía ayuda desesperadamente", añade Lombardi. Las 22 cámaras del establecimiento, situadas en pasillos y zonas comunes, registraron todos los movimientos.

Según el propietario del establecimiento, el detenido se había registrado ese mismo día en el hotel y las jóvenes se lo habían encontrado por la noche en una discoteca. Las chicas regresaron al hotel a las 2.30. El arrestado, pasadas las tres. "La puerta de la habitación no estaba forzada (...) lo más probable es que le dejaran entrar", aventura el hostelero.

La víctima mortal estaba acompañada por una única amiga, y no por tres, como se ha difundido en principio por error. Los servicios de emergencia atendieron a tres personas: la fallecida; la chica superviviente, que fue trasladada a un hospital; y el propio agresor, que también tenía cortes en las manos.

La principal testigo ha sido dada de alta a lo largo de la mañana y ha acudido a la comisaría de Fuengirola, donde se custodia al único detenido del suceso. Fuentes cercanas al caso aseguran que la chica está destrozada anímicamente. "El médico le ha dicho que ha tenido mucha suerte, ya que tenía una herida en el cuello que podría haber sido mortal", añaden.