Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro desahucio evitado en Parla

Luis, de 74 años y con discapacidad grave, seguirá en su casa después de que los indignados y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca impidieran la entrada de los secretarios judiciales

Tras la victoria de ayer en el desahucio de Tetuán y el logro de los indignados de Palma en otro en Mallorca, un centenar de indignados se han concentrado esta mañana ante la casa de Luis, un hombre de 74 años que vive en la calle Alfonso XIII de la localidad madrileña de Parla. Los indignados, apoyados por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Madrid (PAH), han conseguido que los secretarios judiciales que iban a ejecutar el desahucio se marchasen alrededor de la una y media.

Luis es un pensionista de 74 años que vive solo en su casa de Parla, no tiene familiares en España y sufre un 65% de minusvalía tras un accidente que le dejó incapacitado para seguir trabajando dos años atrás. La ley establece la necesidad de alcanzar, como mínimo, un 33% para que se reconozca la condición de minusvalía. La normativa vigente reconoce cinco categorías o grados de discapacidad, en su caso es del cuatro o discapacidad grave -entre un 50% y un 70%-.

Uno de los coordinadores de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Eloy Morte, ha presentado los informes médicos pertinentes y ha solicitado la nulidad del desahucio, por lo que las partes implicadas han decidido paralizar la operación sin fijar fecha para una próxima ejecución. Según informa Morte, Luis se había puesto en contacto con los Servicios Sociales de Parla para solicitar una ayuda económica o que le ofrecieran "una alternativa habitacional". Le dieron cita para el día 21, según Morte. Si hoy se hubiese ejecutado el desahucio, cuando Luis llegase a la cita, ya llevaría 6 días en la calle.

El coordinador apunta que Luis "no ha podido abonar las cuotas hipotecarias en los últimos dos años", por lo que la entidad bancaria tasó su casa en 90.000 euros, la mitad de lo que el pidió en su momento. La deuda total contraída con el banco "entre comisiones e intereses es de 250.000 euros, que no va a poder pagar", por su edad y por los problemas de salud. Ahora, tendrá un par de meses para que revisen su caso sin tener que dormir en la calle.

La asamblea de Parla, apoyada por la página de Acampadasol, había convocado de urgencia esta misma mañana a las once en la estación de Cercanías de la localidad. Al principio solo una veintena de personas estaba en la puerta del número 30 de la calle Alfonso XIII, pero a la una eran ya un centenar.

Los indignados ya lograron ayer detener un desahucio en el barrio de Tetuán. En las inmediaciones del edificio se reunieron en torno a 500 personas para apoyar a un panadero de 55 años llamado Anuar que debía 240.000 euros, después de arruinarse tras montar un negocio.