Lissavetzky: "Antepondré los ciudadanos a las tuneladoras"

El candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid ha charlado esta mañana con los lectores de EL PAÍS

El candidato del PSM a la alcaldía de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha sido entrevistado esta mañana por los lectores de EL PAÍS. El aspirante ha contestado a 21 preguntas de las más de 500 que ha recibido, la mayoría muy centradas en problemas concretos de la ciudad: tráfico, transportes, contaminación, tasa de basura, parquímetros, dotación de instalaciones en los distritos... También se ha enfrentado a cuestiones espinosas como un escenario de derrota y su permanencia o no en la política madrileña si pierde las elecciones. En su despedida, el aspirante ha hecho un buen resumen de los ejes de su eventual Gobierno al frente de Madrid: "Mi compromiso es trabajar por Madrid, ahora y en los próximos años. Mi apuesta será el reequilibrio social y haré que no existan barrios y distritos invisibles, como ocurre ahora. Antepondré al ciudadanos a las grandes obras y a las tuneladoras".

Más información
Programa electoral del PSM a la alcaldía de Madrid
El PSM acusa a Gallardón de provocar un "catastrazo"
Lissavetzky presenta su candidatura llamando "deudópata" a Gallardón
Lissavetzky revela los 10 puntos "esenciales" de su programa

"Mi primera medida irá dirigida a la creación de empleo", ha subrayado Lissavetzky, que ha considerado que el paro es "el mayor drama de la sociedad". "Como ya anuncié y fui el primero que lo hizo, es necesario un Pacto de la Villa que recupere el diálogo político, institucional y social con el objetivo de que nuestra economía crezca y genere empleo", ha sentenciado, para agregar en tono de mitin que "Madrid necesita un cambio" y está "dispuesto a asumir ese reto". A su juicio, "Madrid es una ciudad de ciudades y Gallardón ha olvidado o ha hecho invisibles a los ciudadanos que viven en los barrios y distritos madrileños". Según el candidato, se ha ocupado "solo de las grandes obras y ha olvidado las necesidades de los vecinos y vecinas" y ha puesto como ejemplo que "en nueve distritos del sureste se acumula el 60% del paro y el dinero destinado por el Ayuntamiento para los parados ha disminuido en comparación con 2004". "No hay equilibrio territorial ni económico ni medioambiental ni social". También apuesta el candidato "por la participación". Según Lissavetzky, la ciudad "está anestesiada en términos políticos", por lo que es "partidario de aplicar un modelo mucho más participativo, donde los distritos y los barrios jueguen un papel capital".

El sondeo del CIS

La primera pregunta peliaguda que le han planteado los lectores ha sido: "Es el candidato mejor valorado según el sondeo del CIS pero los votantes se decantarían por Gallardón, ¿cómo explica que le prefieran a usted pero le vayan a votar a él?". El candidato ha respondido que "hay que esperar al 22 de mayo. No obstante, Gallardón lleva 28 años en la política madrileña y ya va siendo hora de un cambio". Otro lector le ha dicho que "sabe que lo tiene prácticamente imposible para ganar" y que si pierde, "¿estaría dispuesto a estar cuatro años en la oposición y volver a presentarse en 2015?". "Nada es imposible, no renuncio a ganar", ha sentenciado Lissavetzky. No obstante, su "compromiso con Madrid, sea cual sea el resultado", es quedarse. "Es mi destino final político, por supuesto y como soy muy cabezón, seré alcalde de Madrid", ha zanjado.

Varias de las cuestiones han ido dirigidas al modelo de gobierno, que han permitido a Lissavetzky subrayar aspectos centrales de su programa, cuyo lema es "el gobierno de tu barrio". "Si afortunadamente llegara la Alcaldía, ¿descentralizará el Ayuntamiento y dotará de competencias a las Juntas de Distrito?", ha sido una de ellas, a la que el candidato ha respondido un rotundo sí. "En estos cuatro años se ha disminuido el gasto de las juntas del 20% al 10%. Se les han quitado competencias, se ha cambiado el horario de los plenos de la tarde al mediodía y cada vez asisten menos vecinos. Creo en la descentralización y en la participación y las juntas de distrito juegan un papel fundamental", ha declarado.

El aspirante a alcalde de la capital ha prometido además a los lectores que los socialistas eliminarán "los parquímetros en las zonas externas a la almendra central" y el impuesto de basuras, harán que la bici pase de ser un "elemento recreativo" a un magnífico medio de transporte", vetarán la privatización del Canal de Isabel II y trasladarán la sede del Ayuntamiento a la plaza de la Villa. "Creo que es un despropósito los 510 millones de euros que ha costado el palacio de Cibeles y que haya allí despachos oficiales, el alcalde, concejales, etc... a más de 9.000 euros el metro cuadrado. En ese palacio pondré un museo de Ciencia y Tecnología, ya que está hecha la obra", ha explicado. Tampoco habrá, si gobierna, un catrastrazo como el que acusa de provocar a Gallardón. "El catastrazo lo pidió Gallardón en 2009. Si soy alcalde, eliminaré este catastrazo ya que hay tiempo hasta el 1 de agosto, máxime en estos momentos de difícil situación económica", ha añadido.

Otra de las grandes preocupaciones de los últimos meses ha sido la contaminación. Al respecto, se ha comprometido a "restaurar las unidades de medición en sus lugares originales y aumentarlas a 35". "Encargaré una auditoría medioambiental y, según los resultados, procederemos a un programa de peatonalizaciones en la almendra central, potenciaremos el transporte público, crearemos aparcamiento disuasorios en lugares estratégicos de la calle 30 y crearemos zonas de bajas emisiones tipo Berlín para que los coches más contaminantes no puedan circular", ha explicado. El exsecretario de Estado para el Deporte también ha hablado de una eventual candidatura olímpica, que "deberá ser acordada después de las elecciones y tendrá que tener apoyo político y social de manera notable". "Las circunstancias económicas exigen una explicación clara del coste de la candidatura para adoptar la decisión. Sin apoyo social, no tendría credibilidad", ha agregado.

En su charla con los internautas, no podía falta la estrella de la recta final de la campaña: el heterogéneo Movimiento 15-M que ha acampado en Sol. "Hay que atender y entender, o sea escuchar, a los que no están de acuerdo con la situación actual", ha terciado frente a los que tratan el asunto como un problema de orden público. "Creo en el sistema democrático basado en partidos políticos, pero también creo que debemos tomar nota y hacer realidad la política de acercamiento al ciudadano", ha declarado. En otra pregunta sobre el mismo asunto, ha asumido los postulados de los jóvenes, que piden Democracia Real Ya: "Tenemos que hacer una reflexión todos para que haya más democracia. Willy Brandt dijo que no había que tener miedo a más democracia y, como la nuestra está basada en partidos políticos, hay que hacer un esfuerzo para abrirnos a los ciudadanos. Solo afrontando el problema con rigor y seriedad y, sobre todo con voluntad política, podremos avanzar en su solución".

Jaime Lissavetzky, esta mañana en la redacción de EL PAÍS.
Jaime Lissavetzky, esta mañana en la redacción de EL PAÍS.CRISTÓBAL MANUEL
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS