Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retorno a Suiza para el Rey

Don Juan Carlos realiza su primera Visita de Estado al país alpino en 32 años y recuerda en su discurso ante el Gobierno suizo a las víctimas del terremoto de Lorca

El rey Juan Carlos y la presidenta suiza, Micheline Calmy-Rey, pasa revista a la guardia de honor en Berna.
El rey Juan Carlos y la presidenta suiza, Micheline Calmy-Rey, pasa revista a la guardia de honor en Berna. FABRICE COFFRINI (AFP)

Cuando este mediodía el Rey llegaba al aeropuerto de Zúrich, es muy posible que se haya sentido en cierta medida como "volviendo a casa". Y es que Suiza no es un país cualquiera para el monarca, sino la tierra en la que vivió varios años de su infancia, educado en un internado religioso de Friburgo, ciudad donde incluso realizó su primera comunión.

Tampoco es tierra extraña para Doña Sofía, puesto que fue en Lausana donde el joven Don Juan Carlos pidió su mano un día de 1961. Es así que los Reyes de España llegaron para una visita de Estado, la primera en 32 años, pero al mismo tiempo para un viaje a sus propios recuerdos. Su última visita oficial remonta a 1979.

Aunque la excusa de esta visita de dos días a la Confederación Helvética es la de "celebrar las excelentes relaciones bilaterales" entre ambos países. Unas "relaciones fecundas" a nivel económico, pero también social y humano. De hecho, España es el octavo comprador de bienes y servicios a Suiza, y su decimosegundo proveedor.

Don Juan Carlos llegó a la pequeña estación de Kehrsatz, cerca de Berna, a las 13:50, donde un coro multicultural y multiétnico de pequeños suizos le recibió cantando una curiosa versión en español de "La Bamba". Tras pasar revista bajo la lluvia a las tropas en la Plaza Federal, el monarca, acompañado de la ministra de Asuntos Exteriores Trinidad Jiménez, pasó a su encuentro con el Gobierno suizo.

La presidenta de la Confederación, Micheline Calmy-Rey, comenzó su discurso pidiendo un minuto de silencio por las víctimas del terremoto de Lorca. A continuación, la presidenta, que ocupa también el cargo de ministra de Asuntos Exteriores, recordó que los primeros campesinos suizos se instalaron en España ya en el Siglo XVIII, al tiempo que valoró "el aporte de los emigrantes españoles a Suiza" llegados en los años 50 y 60 del pasado siglo.

Calmy-Rey recordó que incluso en el deporte Suiza y España están unidas, gracias al eterno duelo de Federer y Nadal. "Aunque últimamente, sea Nadal quien más destaca, lamentablemente", agregó entre risas la ministra socialista. En un tono más serio, la presidenta suiza recordó que tanto España como Suiza comparten "una visión similar de los derechos humanos y un deseo de contribuir a la reducción de la miseria en el mundo". Igualmente, destacó el compromiso de Suiza con la Alianza de Civilizaciones propugnada por el presidente del Gobierno español y el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan.

En su alocución ante el pleno del Consejo federal (Ejecutivo) in pectore reunido en la Sala de Pasos Perdidos del Palacio Federal, Don Juan Carlos tuvo palabras también ante todo a las víctimas del seísmo de Murcia. El Rey, junto con la Reina, reiteró su "más profundo sentimiento de pesar" al igual que "la expresión de nuestra mayor solidaridad hacia todas las familias afectadas", y deseó "el pronto restablecimiento de los heridos".

Acto seguido, el monarca alabó "la diversidad y admirable laboriosidad" del pueblo suizo, "ejemplo de convivencia democrática", y recordó que "decenas de miles de españoles siguen aquí", bien integrados socialmente a todos los niveles. Don Juan Carlos destacó también el gran potencial de inversiones conjuntas, en particular a nivel industrial y de energías renovables.

Por su parte, la prensa helvética no ha escatimado comentarios halagadores al monarca estos días. Es así que los medios de comunicación helvéticos lo califican de "buen amigo de Suiza" o como "el Rey español que tiene tanto de suizo". Igualmente todos mencionan su intervención durante la "crisis de los rehenes" que enfrentó a Suiza con el régimen de Gaddafi entre 2008 y 2010.

Un compromiso también destacado por la presidenta Micheline Calmy-Rey, quien agradeció especialmente "la magnífica prueba de amistad" que significó su mediación en el conflicto diplomático surgido a raíz del arresto en 2008 en Ginebra de Aníbal, uno de los hijos del dictador libio, por ejercer violencia sobre su personal doméstico.

En la noche de hoy, el magnífico Bellevue Palace Hotel será el escenario de una cena de gala ofrecida por la presidenta de la Confederación Helvética. Mañana viernes, Don Juan Carlos tendrá una reunión con empresarios suizos, una visita a la Fundación del Hermitage y el que posiblemente sea el momento más emotivo de esta visita de Estado: el encuentro con los emigrantes españoles residentes en Suiza. A día de hoy, unos 100.000 españoles siguen viviendo en la nación alpina.