Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los catalanes leyeron una media de 3,9 libros en 2010

De los casi cuatro millones de lectores que hay, un 25 % lo hacen en catalán

Mujer, de entre 25 y 34 años, con estudios superiores, trabajadora y de clase mediana-alta. Es el retrato robot del lector en Cataluña. Hombre, mayor de 65 años, con estudios secundarios, jubilado y de clase media. Es el retraro del no lector. Los catalanes leyeron una media de 3,9 libros al año, una cifra igual a la de 2009, mientras que hubo un 18 % que leyó seis o más libros, según un estudio hecho público hoy por la Fundación Audiencias de la Comunicación y la Cultura (FUNDACC), donde también se indica queseis de cada 10 catalanes han leído algún libro en los últimos 12 meses.

Con respecto a las lenguas en las que se lee, de los casi cuatro millones de lectores que hay, un 25 % lo hacen en catalán, frente al 70 % que lo hacen en castellano y un 5 % en otras lenguas, siendo más lectores los catalanoparlantes (67 %) que los castellanoparlantes (54 %). El número de lectores de libros en Cataluña ha aumentado en 71.000 personas entre los años 2009 y 2010, según el estudio, donde también se indica que 6 de cada 10 catalanes han leído algún libro en los últimos 12 meses.

MÁS INFORMACIÓN

El informe, presentado por el director general de FUNDACC, Joan Sabaté, se ha elaborado a partir de los datos proporcionados por el Barómetro de la Comunicación y la Cultura, a partir de una muestra de más de 30.000 entrevistas entre enero y diciembre del año pasado. Para el presidente del Gremio de Editores, Xavier Mallafré, los datos van en la misma dirección que otros estudios en los que se demuestra que el índice de lectura de los catalanes supera al de los EE UU, que se encuentra en torno al 45 %, aunque todavía está lejos de los Países Nórdicos, donde el índice es del 70 %.

La encuesta refleja que cuatro de cada 10 catalanes no ha leído ningún libro en el último año (2,6 millones de personas frente a 3,7 millones que sí lo han hecho), colocándose la lectura como segundo consumo cultural más extendido, después del de escuchar música (lo hace un 89 % de la población).

Uno de los datos que más ha llamado la atención en el informe es el que precisa que más de la mitad de los lectores de Cataluña, un 55 %, están ocupados, mientras que en el caso de los no lectores, la ocupación llega al 45 por ciento. Sabaté ha aseverado que los que trabajan leen una media de 4,3 libros por año, mientras que los parados leen una media de 3,4 ejemplares.

Otro dato que sobresale es el que asegura que el 21 % de los que trabajan leen seis o más libros al año, mientras que este porcentaje baja hasta el 14 % en el caso de las personas que están en el paro. Por comarcas, son el Gironès (64 %), el Baix Empordà (63 %) y el Garraf (63 %) las que cuentan con más lectores, mientras que el índice menor se da en el Baix Penedès (39 %), la Terra Alta (42 %) y la Segarra (46 %).

Los más lectores de libros en catalán son los habitantes de las comarcas de Osona, Priorat y Pallars Sobirà, mientras que las que cuentan con menos lectores en esta lengua son Val d'Aran, Montsià y Baix Penedès. En castellano, los más lectores se encuentran en el Garraf (47 %), el Barcelonès (47 %) y el Baix Llobregat (45 %), mientras que los que menos leen en esta lengua son los de Les Garrigues (20 %), el Priorat (20 %) y la Garrotxa (20 %).

La encuesta refleja, además, que la crisis económica ha tenido cierto impacto en la venta de libros -ha caído un 9 %-, pero ha provocado que crezca el número de libros obtenidos en la biblioteca (un 8,3 %o en 2010 frente al 6,8 % en 2009) o los que se dejan en préstamo, que pasan del 15,5 % en 2009 al 16,5 % de 2010. El principal género literario consumido es la novela (63 %), frente a un 9 % de libros divulgativos, biografías y memorias (6 %), ensayo (4 %), manuales (4 %), cuentos (3 %), libros de autoayuda (3%) y poesía (2 %).