Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Creo que Setmarian se encuentra en Siria"

La española Helena Moreno, esposa de Mustafá Setmarian, preso en una cárcel secreta de EE UU y vinculado a la cúpula de la red terrorista Al Qaeda, pide al Gobierno español información sobre su paradero.- Exteriores se compromete a tenerla informada

Evita el apretón de manos con un gesto ágil de su diestra ladeada sobre la cabeza, reminiscencia para los menos avezados de un saludo militar en horas bajas. "Voy a ponerme un cartelito que lo diga", suelta con sorna Helena Moreno cuando el fotógrafo estira su brazo sin fortuna. No es el primero que lo intenta y falla. El contacto físico, casi como vía de desahogo que abre al interlocutor, se lo deja esta madrileña de Moratalaz a su hijo mayor, Abdul Kader, de 20 años, acompañante silencioso del relato que hace su madre a preguntas sobre su padre, Mustafá Nasar Setmarian, español de origen sirio situado por los servicios de inteligencia en la cúpula de la red terrorista Al Qaeda, único sospechoso del atentado en el restaurante El Descanso en 1985, y desaparecido desde octubre de 2005. Helena Moreno, en la actualidad profesora de inglés en un colegio de Doha (Catar), ofreció este miércoles su primera rueda de prensa para solicitar al Gobierno español que averigüe el paradero de su esposo.

Unas horas después, fuentes de Amnistía Internacional (AI) señalaban que el Ministerio de Asuntos Exteriores ha abierto una "vía de comunicación" con la familia de Setmarian para informar de las gestiones hechas con los "países afectados" por su desaparición. Según estas mismas fuentes, el departamento que dirige Trinidad Jiménez admitió durante una reunión con Moreno que tales gestiones no habían dado todavía su fruto.

Setmarian Nasar Mustafá. Hombre. Nacido el 26 de octubre de 1958 (52 años de edad). Lugar de nacimiento: Alepo, Siria. Lengua: árabe. Nacionalidad: española y siria. Categoría de los delitos: terrorismo. Estos son los datos del esposo de Helena Moreno que figuran en la ficha 2002/30935 abierta en Interpol a raíz de una orden de busca y captura emitida por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por su implicación en la organización de la célula española de Al Qaeda que dirigió Abu Dahdah. Setmarian ha sido además identificado por una testigo protegida como uno de los presuntos autores materiales del atentado contra el restaurante madrileño El Descanso cometido hace 26 años y que causó la muerte de 18 personas. El juez Ismael Moreno reabrió la causa a partir de este testimonio.

Y no solo. Informes policiales y de inteligencia vinculan a Setmarian con Osama Bin Laden y el mulá Omar ya a finales de los años ochenta; le colocan en el consejo o Shura de Al Qaeda; en la dirección de Al Ansar, órgano de expresión de la organización terrorista argelina GIA; a los mandos a finales de los noventa del campo de entrenamiento afgano Al Guraba, y como guía de centenares de terroristas a través de su libro sobre la yihad global. Setmarian fue también sospechoso inicial en la causa abierta por el 11-M, pero el juez instructor Juan del Olmo no le procesó ni encontró pruebas de su participación.

El "boom" de Setmarian

Junta las yemas de los dedos quizás para frotar los nervios de su primera comparecencia pública. "Ha sido como un examen. Hasta que no empiezas...", relata Helena Moreno tras la rueda de prensa organizada por AI. Un velo de color marfil cubre totalmente su cabello y descansa, a veces revoltoso, sobre un vestido grisáceo suelto hasta casi rozar el suelo que solo deja entrever unas zapatillas blancas. No le gusta hablar del pasado y endereza el gesto cuando se le pregunta sobre su vida con Mustafá Setmarian. Para eso estamos. Una media sonrisa de desconfianza se le escapa cuando habla de los periodistas. No son santos de su devoción. Aunque matiza, mientras posa y bromea con su hijo ante la cámara del fotógrafo: "No todos se han portado mal, pero los hay que...", gesticula como si estuviera lanzando un pellizco.

Durante la entrevista, Helena Moreno, habla del "boom del nombre de Mustafá Setmarian":

- ¿Cuándo fue ese "boom" del que habla?

- A raíz de los atentados de Madrid. No sé por qué se tomó el nombre de Mustafá, quizá porque era el único español en esos entornos. De hecho hubo personas de Interior y de la Policía secreta que visitaron a mi familia para asegurarles que estaban casi convencidos de que Mustafá no tenía nada que ver. Y que estaban dispuestos a ayudarme a volver a España.

- ¿A qué se refiere con "ese entorno"?

- Entorno de escritor e ideólogo. Los informes de inteligencia apuntan a que Mustafá no es un hombre de acción sino de ideas. El mayor crimen del que se le puede acusar, si es que se puede, es de pensar, analizar y escribir. Era de los pocos hombres español, musulmán y escritor. Se le ha acusado de pertenecer a Al Qaeda, de ser el tres, el cuatro, el cinco o el ocho. Pero no pertenece. Hay que traerle para que se defienda.

- Afirma que tan solo era escritor. ¿Sobre qué escribía?

- Siempre ha estado intentando defender a los pueblos oprimidos. Y la prueba de que no estaba engañado son las revoluciones en los países árabes. Lo que yo conozco de Setmarian, lo que ha hablado conmigo, es que hay un desconocimiento del islam y de los pensadores islamistas. Sostiene que hay un vacío entre medias que había que rellenar.

- Pero en sus textos habla de la yihad como la lucha armada, de seguir las instrucciones de Osama Bin Laden...

- Si él ha llegado, o su ideología, a hacer algún tipo de alzamiento armado, no sé dónde estaría pensando hacerlo, cómo o por qué habría llegado a esa decisión, qué ha visto en el proceso para llegar a esa decisión.

Es la única grieta que Helena Moreno entreabre durante la narración de las actividades de su esposo, lejos en todo caso del testimonio prestado a agentes españoles por el preso de Guantánamo Abdulrahim Abdelrazak Yanko, que situaba a Setmarian en el escalafón de Al Qaeda justo detrás de Seifeldin al Masri, Ayman al Zawahiri y Osama bin Laden. Y lejos también del vídeo grabado en agosto de 2000 en Kabul y en el que aparece como instructor del curso para muyahidines titulado Brigadas de la resistencia islámica mundial.

Setmarian abandonó su país natal tras la represión del régimen a las revueltas de 1982 en Hama espoleadas por los Hermanos Musulmanes -organización a la que pertenecía. De Siria saltó al Afganistán aún controlado por los soviéticos, y de ahí a España en 1985. "Yo estaba estudiando Filología en la Universidad Complutense", recuerda Helena pese a alguna reticencia inicial a echar mano del pasado, "y Mustafá estaba estudiando idiomas y tenía negocios de exportación e importación". "Nos conocimos y empecé a hacer preguntas sobre el islam y el mundo árabe. Información cultural. Y una cosa llevo a la otra hasta que nos casamos." Era el año 1987. Esos negocios que desarrollaba Setmarian desde el Rastro de Madrid les condujeron unos años después, según el relato de Moreno, a Inglaterra. Era la primera escala de un viaje por varios países de Europa y Oriente Próximo durante el que el matrimonio tuvo cuatro hijos. Los dos varones, de 20 y 16 años, conocen la desaparición de su padre. Las niñas, de 14 y 12 años, no.

- ¿Siguió a su esposo en los viajes a Paquistán y Afganistán?

- Viajamos mucho. Estuvimos en Jordania, Paquistán, Alemania, Bélgica... Viajábamos en familia, pero valorando siempre que íbamos con nuestros hijos. Ahí es cuando uno tiene más cuidado. Tras los atentados de 2001, el mundo se volvió loco. Como dijo [el presidente de EE UU George] Bush, o estabas con él o contra él. ¿Cómo me consideraría? ¿Con él o contra él? Y como no estaba con él iba a estar contra él.

- ¿Merecía la pena esa huída?

- No era cuestión de si merecía o no. O te escondes o te vas o te dan un hachazo.

- ¿De dónde venían las amenazas?

- De los hechos. De lo que estábamos viendo. Los cientos de personas que estaban siendo detenidas en EE UU sin razón. Y uno piensa: ¿Qué me puede pasar a mí?. Con familias enteras hechas desaparecer, uno tiene miedo. No teníamos más opción. Las cosas estaban locas y decidimos separarnos para dar a los hijos la vida que merecían.

Pakistán, Diego García, Siria

Helena Moreno reconoce que en algún momento de su vida junto a Setmarian estuvo en Afganistán haciendo "trabajo humanitario" en una época en la que era "un país como otro más". "Hay zonas que no son de nadie", responde, "medio en Pakistán, medio en Afganistán". Dejaron de vivir juntos en 2003. Tras los atentados del 11 de marzo de 2004, Setmarian llamó a la familia para desvincularse de la trama, según cuenta Moreno.

- ¿Sabía lo que hacía su marido?

- Sabía lo que él me contaba. Me enviaba correos en los que me decía que no hacía nada, que estaba leyendo. No me dijo dónde estaba. Era un tiempo peligroso.

Según la narración de Helena Moreno, la última vez que hablaron fue en mayo de 2005: "Me llamó él para preguntarme cómo estaba yo, cómo estaban los niños y cómo iban las cosas. Un mes y medio después me llamó otra persona para decirme que estaba bien". La siguiente comunicación fue en octubre de 2005. Alguien telefoneó para decirle que Mustafá Setmarian había desaparecido y que estuviera atenta a las noticias.

Organizaciones internacionales y servicios de inteligencia han trazado un periplo con inicio en la localidad paquistaní de Quetta, donde fue arrestado por agentes estadounidenses, y final en Siria o quizá en la base norteamericana de la isla Diego García, en el Índico, entre rejas en una de las cárceles secretas levantadas por Washington tras la invasión de Afganistán.

- ¿Dónde cree que está?

- Fue detenido en Pakistán. Eso es seguro. Luego le entregaron a EE UU. Parece que a mediados de 2006 pasó por Diego García. Y desde ahí, no sé cuándo, cómo o siguiendo órdenes de quién, todas las informaciones apuntan a Siria. Es donde creo que probablemente se encuentra ahora.