Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EA y Alternatiba aprobarán mañana su coalición 'abertzale' para el 22 de mayo

La distancia entre EA y Aralar se ensancha con el paso de los días

Eusko Alkartasuna (EA) y Alternatiba oficializarán mañana el secreto a voces de su coalición abertzale para los comicios locales y forales del 22 de mayo. Así lo decidirán sus respectivas asambleas, horas antes de que se inicie, en Bilbao, la manifestación de apoyo a la legalización de Sortu. Su apuesta electoral incorporará como independientes a candidatos bajo la inspiración de la izquierda radical y configurar la opción Bildu, como ya informó este diario el pasado sábado.

Pello Urizar, secretario general de EA, y Oskar Matute, líder de Alternatiba, apuntalaron el pasado martes en Bilbao los perfiles de esta candidatura, encaminada a convertirse en "un sujeto electoral soberanista y de izquierdas, que aglutine voluntades, más allá de siglas y coyunturas electorales".

Urizar, de hecho, admitió ayer que "hay bastantes posibilidades" de que finalmente se presente a las elecciones una coalición soberanista, tanto si Sortu consigue ser legal como si no lo logra. En una entrevista en Radio Euskadi recogida por Efe, Urizar, ante la posibilidad de que Sortu no se pueda registrar como partido y la coalición incluya como independientes a miembros de la izquierda abertzale, señaló que "los candidatos de ese sujeto político, como todos los que han participado desde 1990 en distintas planchas electorales de EA", tendrán que "firmar un código ético que deja claro sus compromisos en la defensa de los derechos humanos".

Mientras, la distancia entre EA y Aralar se ensancha con el paso de los días. Urizar mantuvo el tono crítico al acusar a Aralar de mantener una postura "contradictoria" porque siendo parte del Acuerdo de Gernika "algunos dirigentes" dicen "casi lo contrario" de lo que defiende el pacto.

Después de que Aralar reclamara en público a los firmantes del Acuerdo de Gernika mayor implicación en algunos de los aspectos que recoge el texto, como las exigencias a ETA o el reconocimiento a las víctimas, Urizar, y con la sombra del desencuentro en Nafarroa Bai, no ha ahorrado en sus críticas.