Camps se convierte en reclamo de casas de empeño

La competencia entre prestamistas por el oro lleva a un establecimiento de Valencia a usar una caricatura del presidente de la Generalitat

La fiebre del oro se prolonga. El precio del metal precioso en los mercados internacionales ha crecido un 425% en la última década. La crisis aceleró la subida, porque los inversores buscaron refugio en un valor considerado seguro. Y los expertos consideran que la alta demanda de los países emergentes (sobre todo de China), el terremoto de Japón y la posterior crisis nuclear, así como la volátil situación de Libia mantendrán la tendencia alcista.

A escala local, la coincidencia del alto precio de la materia prima con las consecuencias de la recesión, que obligan a muchas familias a empeñar sus joyas, ha disparado la competencia entre los prestamistas. Para diferenciarse, la casa Sonakay, situada en la avenida de Pérez Galdos de Valencia, ha ilustrado su hoja publicitaria con lo que parece una caricatura del presidente de la Generalitat: en el dibujo, un Francisco Camps un tanto desmejorado al volante de un bólido de fórmula 1 (que tira monedas y billetes por el tubo de escape) dice: "Voy a toda velocidad a vender mi oro", mientras se abre ante él un abanico de billetes de 500 euros.

"Es como si dijera: voy a vender el oro a toda prisa", comenta desde detrás del cristal blindado el encargado del establecimiento, "porque con la crisis hasta los políticos tienen que venir".

Hoja publicitaria en la que una casa de empeños de Valencia usa la imagen de Camps.
Hoja publicitaria en la que una casa de empeños de Valencia usa la imagen de Camps.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50