Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Madrid un fugitivo francés acusado de cuatro asesinatos

Guy Orsoni, de 26 años, es miembro de una organización criminal y uno de los delincuentes más buscados por la justicia gala

Cuatro muertes. Todas ellas por ajuste de cuentas entre bandas rivales. Es el currículo criminal que pesa sobre el galo Guy Orsoni, de 26 años, que pasa por ser un relevante miembro de una organización criminal y uno de los delincuentes más buscados por la justicia francesa. La policía investiga su implicación en un quinto homicidio.

Orsoni fue arrestado a las 18.45 horas del viernes, cuando se encontraba con su hermana en un céntrico locutorio madrileño. El galo se desplazaba habitualmente a este tipo de establecimientos para llamar a su padre, Alain Orsoni, líder del Mouvement pour l'autodétermination, una escisión de un grupo nacionalista corso, y presidente del equipo de fútbol de segunda división Ajaccio. Alain Orsoni mantenía económicamente a su hijo en España, según la investigación.

Cerca de 60 agentes -organizados en 16 equipos- participaron en la detención. Los policías, siguiendo el rastro de las llamadas facilitado por la gendarmería francesa, estrecharon el cerco sobre un individuo que hablaba francés, e irrumpieron en el locutorio identificándose como miembros del Cuerpo Nacional de Policía. Los agentes querían evitar, de este modo, un tiroteo en el locutorio, ante la eventualidad de que el arrestado se sintiese amenazado por una banda rival.

El arresto se produjo en virtud de una orden de detención internacional por tráfico de drogas y blanqueo de capitales. Sin embargo, el asesinato es el delito de mayor rango que le imputa la investigación. El francés mató, presuntamente, a cuatro personas, entre enero y abril de 2009. Su objetivo: controlar el territorio de su banda frente a las rivales, Petit Bar o L'Équipe.

Thierry Icastola, un bombero de 36 años, residente en la localidad corsa de Basteliccia, fue su primera víctima. Perdió la vida tiroteado en Ajaccio (Córcega del Sur) y era hijo de un conocido líder nacionalista corso.

El 29 de enero de 2009, un hombre murió tras recibir 15 impactos de bala. Los asesinos circulaban en una motocicleta, según captaron las cámaras de seguridad. Tres meses después, dos hombres eran acribillados por ráfagas de kalasnikov que procedían de una furgoneta. La secuencia se produjo en las proximidades de un colegio y de un control de la gendarmería.

Orsoni fue arrestado en 2008 en la frontera franco-española con más de 88.000 euros en efectivo, y restos de cocaína en el vehículo en el que viajaba con otras dos personas.