Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla territorial por el agua

Griñán cree que hay margen para mantener las competencias

El presidente se reúne el lunes con Zapatero para buscar soluciones.- Arenas acude con protestas al encuentro de los líderes andaluces y fuerza la ausencia de Mar Moreno.- Los partidos se unen en defensa del Estatuto

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, cree que aún "hay margen en la legalidad" para que Andalucía siga liderando la transferencia del río Guadalquivir. En una breve comparecencia, ha anunciado que su Gobierno intentará defender el traspaso de las competencias firmado en 2008.

El presidente andaluz ha dicho que se reunirá el lunes con el jefe del Ejecutivo nacional, José Luis Rodríguez Zapatero, para buscar soluciones y reclamado un encuentro urgente de la comisión bilateral Estado-Junta de Andalucía para buscar una solución.

Una de las posibles vías que baraja la Junta para mantener las competencias es el artículo 150.2 de la Constitución, que establece que "el Estado podrá transferir o delegar en las comunidades autónomas, mediante Ley Orgánica, facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación". "La Ley preverá en cada caso la correspondiente transferencia de medios financieros, así como las formas de control que se reserve el Estado", continúa el texto de esta disposición.

"El Guadalquivir es un río andaluz y con esta frase quiero expresar no un sentimiento, sino una convicción que yo creo que todo el mundo comparte. La ambición del Gobierno andaluz sigue siendo la mejor gestión posible de un recurso que es clave para nuestra comunidad, como es la cuenca del Guadalquivir, que es el gran río que nos une, nos vertebra, que riega nuestros campos y que forma parte de nuestra cultura milenaria", ha afirmado Griñán.

Griñán ha convocado a los líderes autonómicos del PP, IU y PSOE para informarles de la situación y "poder mantener el consenso" alcanzado para la reforma del Estatuto en su artículo 51, que establece que la comunidad autónoma de Andalucía "ostenta competencias exclusivas sobre las aguas de la Cuenca del Guadalquivir que transcurren por su territorio y no afectan a otra comunidad autónoma".

Pero la reunión de los líderes politicos acaba de comenzar y no parece que con muy buen pie. Griñán, el coordinador de IU, Diego Valderas; la secretaria de Organización, Susana Díaz; y la consejera de la Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, Mar Moreno, han estado esperando más de 10 minutos para que se incorporara el líder del PP, Javier Arenas.

Este le ha reprochado a Griñán la convocatoria del encuentro y ha exigido que si estaba la número dos del Gobierno en la reunión también estuviera su secretario general, Antonio Sanz. Griñán ha pedido a Moreno que saliera del salón de protocolo donde estaban citados, ante la presencia de numerosos periodistas y fotógrafos.

Pese a este comienzo, socialistas, populares e Izquierda Unida proclamaron ayer que mantendrán el consenso político que hizo posible que el Estatuto de Autonomía saliera aprobado por consenso en el Congreso de los Diputados y ratificado en referéndum por los andaluces el 18 de febrero de 2007 con una baja participación del 36%. Todos los partidos acataron el fallo del Tribunal Constitucional, aunque en el caso de IU "por imperativo legal", ya que no cabe ningún recurso.