Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dos velas de Ortuzar sobre ETA

El 'jeltzale' vizcaíno irrita al PSE-EE al aplaudir las detenciones de terroristas pero cuestionar el momentoP Fía al programa 'Ados' la proyección del PNV

Andoni Ortuzar abrió ayer la herida sobre el terrorismo que el PSE-EE creía superada en el PNV tras la salida de Juan José Ibarretxe de Ajuria Enea. El jeltzale vizcaíno volvió a utilizar un mensaje conocido en su partido, pero que enciende a quienes están enfrente. Ortuzar, en el coloquio de un desayuno informativo en Bilbao, vio bien que se quite de "la circulación explosivos, pistolas y a quien está dispuesto a utilizarlo" porque considera que "es bueno para la democracia". Y segundos después extendió la sombra de la duda al preguntarse intencionadamente si es "casualidad" o "una estrategia" que las detenciones de los terroristas del comando Otazua se produzcan "la misma semana en que la fiscalía lleva al Supremo el recurso contra Sortu".

Da por superado el impacto de estar en la oposición y no niega pactar con el PP

La reacción del PSE-EE no tardó. Aunque Óscar Rodríguez estaba como único representante del partido en el Gobierno vasco durante la charla en el Fórum Europa Tribuna Euskadi, la doble vara de medir de Ortuzar llegó a oídos de José Antonio Pastor y de Txarli Prieto, que salieron en tromba a criticar las dudas del presidente del PNV vizcaíno. Los socialistas creen que los jeltzales vuelven "a la ceremonia de la confusión" con unas declaraciones "infames".

En el actual contexto político vasco, las relaciones entre PNV y PSE-EE son tan distantes, que también pueden ser calificadas de inexistentes. Además, cuando se suceden polémicas tan nucleares como las relacionadas con el terrorismo, la tensión surge por sí misma.

En realidad, cada parte justifica las razones de este antagonismo. Ortuzar admitió ayer que al PNV le costó admitir cómo le habían arrebatado el Gobierno vasco tras ganar las elecciones. Eso sí, dijo que el partido ya lo tenía superado porque ha salido fortalecido de la aplicación del que denominó Plan 3R (Reconversión, Responsabilidad, Riesgo). Los socialistas, a su vez, sienten el desprecio del PNV dentro y fuera de Euskadi. Ortuzar ahondó ayer mismo en la herida al decir que "las encuestas nos dicen que lo hacemos bien y las mismas encuestas dicen que el actual Gobierno lo hace mal". Incluso, aludió a la "responsabilidad" del PNV cuando decidió apoyar a Zapatero y así evitar la desestabilización. Eso sí, no ocultó que, a cambio, "hemos traído 200 millones de dinerito fresco como gusta decir José Luis Bilbao", añadió al referirse a las conquistas obtenidas y que han dejado en evidencia al Gobierno López y al PSE-EE en más de una ocasión en estos dos últimos años.

Ortuzar, con verbo fácil para llegar a un numeroso auditorio, tampoco desaprovechó la ocasión de marcar distancias con la izquierda abertzale, su otro gran rival político. Abogó de nuevo por la legalización de Sortu, pero dejó muy claro que la apuesta "humanista" del PNV marca una línea roja difícil de superar ante cualquier mínimo entendimiento con los radicales.

Como había previsto Txema Montero al presentar al conferenciante, éste admitió el compromiso que suponen las próximas elecciones del 22 de mayo. Así, tras reiterar que "el PNV está donde siempre, en el monte, en la playa y en la tierra", y sin admitir que existan "apuestas" con otras formaciones, Ortuzar rescató de nuevo el programa Ados (Acuerdo) para transmitir la acción programática de su partido a medio y largo plazo.

Aunque se trata de una propuesta más conocida a nivel interno que en el resto de la sociedad a pesar de sus largos meses de existencia, Iñigo Urkullu, como presiente del EBB, y ayer Ortuzar no dudan en ofrecerla en foros como el de ayer como esa pauta ideológica concebida para aglutinar el ideario del partido.

Ortuzar no pormenorizó las líneas generales de Ados, pero sí dejó referencias concretas sobre el posicionamiento del PNV. Fue el momento de escuchar que no elude un posible pacto con el PP de Rajoy, así como de sus críticas a la propuesta de representatividad que acoge la reforma de la Ley de Cajas en el País Vasco, un sector para el que pidió "profesionales del estilo" de Mario Fernández, que estaba a su lado.